Las asociaciones de vecinos de Olivares, Espíritu Santo, San Frontis, Los Bloques, Casco Antiguo y Alviar han elevado una queja ante el Procurador del Común por el “deficiente” servicio de telefonía e Internet que llega a estos barrios de la capital. Estas zonas se han unido para luchar contra un problema que consideran “insostenible” y para el que reclaman una solución de urgencia. Representantes de los vecinos han recordado que el pasado mes de julio entregaron en el Ayuntamiento de Zamora casi 700 firmas con las que exigían al equipo de Gobierno que velara para que este servicio básico llegara “por igual a todos los ciudadanos”. No obstante, afirman “con tristeza” que tan solo han recibido un “acuse de recibo” por parte del Consistorio y la visita para estudio de un técnico de una de las compañías “a un lugar concreto”.

La crisis del COVID-19, han señalado los promotores de la iniciativa, ha sido determinante para acelerar esta queja. “Las nuevas necesidades y exigencias derivadas de la pandemia, que ha obligado a realizar teletrabajo y recibir enseñanza online, ha dejado al descubierto la carencia de cobertura móvil y velocidad por depender de una línea de cobre antigua, saturada y obsoleta”, han expresado. Aunque, han apuntado, la situación viene de largo. “Desde hace muchos años venimos solicitando a todas las compañías prestadoras del servicio que sustituyan y mejoren la línea de cobre tradicional del siglo pasado, saturada y obsoleta, por instalaciones adecuadas a la actualidad”, han indicado. Pese a ello, la respuesta “ha sido siempre negativa” dado que, “al tratarse de un servicio liberalizado, la actuación carece de interés de mercado para ellas”.

Ante esta situación, los responsables de las asociaciones vecinales han decidido dar un paso más y acudir al Procurador del Común para que medie en este conflicto. “Han pasado varios meses y por eso hemos optado por solicitar la mediación del Procurador del Común frente a las empresas, organismos e instituciones con competencia en la prestación del servicio de telefonía móvil e Internet para poder acceder a él de una manera igualitaria”, han expresado. Los vecinos consideran que la situación ha pasado a ser insostenible, máxime después de no recibir una respuesta por parte del Ayuntamiento de Zamora, por lo que este es el último recurso para tratar de conseguir un servicio digno en estas zonas periféricas de la capital que no funcionan a la misma velocidad que otros lugares y barrios de mayor concentración de viviendas y ciudadanos.