El zamorano Carlos Fernández Herrera se convertirá a sus 23 años en el procurador regional más joven de las Cortes de Castilla y León y el primero de etnia gitana en la Cámara regional, donde sustituirá a la parlamentaria socialista Inmaculada García Rioja, que ha renunciado a su cargo por motivos personales.

Fernández Herrera se ha mostrado sorprendido por la renuncia de García Rioja y ha asegurado a Efe que su intención en su nueva responsabilidad como representante autonómico del PSOE de Zamora será la de luchar por los derechos humanos y contra el racismo y la discriminación a la comunidad gitana a la que pertenece.

Graduado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, Fernández Herrera compaginará el escaño autonómico con su segundo año de doctorado, las clases de canto lírico a las que asiste en el conservatorio de música y un título propio de la Universidad Pública de Navarra sobre intervención social en la comunidad gitana. (Puedes leer el reportaje de 2018 'El gitano enamorado de Puccini').

Carlos Fernández entró en Juventudes Socialistas a los 15 años, milita en el PSOE de Zamora desde los 18 y sus ideas políticas las ha compatibilizado siempre con su activismo en defensa de la comunidad gitana y de lucha contra la discriminación de esa etnia.

"Como activista me dedico mucho a defender la causa del pueblo gitano, sus intereses y luchar por la igualdad de este pueblo", ha detallado. El nuevo procurador ha recordado además al respecto que él mismo en su etapa universitaria ha tenido que escuchar algún comentario muy desafortunado de algún profesor.

Igualmente, ha sufrido microrracismos cuando en algunas ocasiones le han dicho que no parecía gitano o que no lo era tanto porque había estudiado o por su compromiso político, como si tuviera que cumplir unos determinados requisitos por ser de esa etnia.

Fernández Herrera ha indicado que aún no sabe qué tareas deberá asumir en el Parlamento autonómico, aunque "por lógica" ha entendido que puedan estar vinculadas a áreas relacionadas con el activismo social.