Los salesianos, pertenecientes a la sociedad de Francisco de Sales, abandonan su actividad en Zamora tras más de 60 años de servicio en la capital. Una medida que afecta a los cinco hermanos pertenecientes a la orden religiosa que todavía mantenían su residencia en Zamora y responde a "la falta de necesidades que justifiquen nuestra presencia en la capital", según fuentes consultadas por este periódico.

Los religiosos se ocupaban en la actualidad tanto de atender la parroquia de María Auxiliadora, como de impartir clases de religión y de la gestión del Centro Juvenil Trascampus, unas actividades que ahora tendrán que ser reordenadas tras la marcha de los hermanos.

La hermandad de los Salesianos llegó a Zamora en 1953 para encargarse de la gestión de la Universidad Laboral, una labor que desempeñaron durante varias décadas hasta 1980, cuando el centro pasó a ser tutelado por la Junta de Castilla y León.