El Ayuntamiento de Zamora ha dado por concluido el expediente para la construcción de un nuevo parque de bomberos para la capital y con este paso concluye el procedimiento necesario antes de pasar a contratación. Se trata del último escalón antes de que una empresa se haga con la obra y la ejecute. Un proyecto valorado en casi 2,5 millones de euros que echará a andar después de todo el periodo burocrático que requiere una inversión de estas características.

Las instalaciones del Servicio de Extinción de Incendios se levantarán sobre una parcela de 7.300 metros cuadrados, aunque la superficie de construcción ascenderá a 2.700 metros cuadrados. El resto, serán dotaciones para maniobras de los profesionales. En el planteamiento se incluye, además, una torre de nueve pisos para realizar prácticas en la que se establecerá también una antena de telecomunicaciones, alcanzando entre todo el conjunto los 25 metros de altura.

La nueva casa de los bomberos se ejecutará en una parcela situada en Cardenal Cisneros, entre el hotel Rey Don Sancho y el Centro de Transportes. El proyecto incluye una salida próxima al vial que da acceso al Decathlon y se plantea romper la mediana para que los profesionales puedan salir directamente hacia la rotonda del Sancho.

Para evitar peligros, se colocará un semáforo inteligente que se pondrá en rojo para los vehículos cuando salten las alarmas de las instalaciones. Con este sistema, se otorga al espacio una "salida cómoda" hacia la Cardenal Cisneros, avenida de Galicia, calle La Hiniesta y el corredor de Roales.

El espacio diseñado en el proyecto incluye la construcción de un hangar de 785 metros cuadrados orientado a Cardenal Cisneros y de un edificio dotacional de dos plantas cuya superficie asciende hasta los 1.500 metros cuadrados que mira hacia el Centro de Transportes.

En este último inmueble es donde se desarrollará la vida administrativa, con espacios para despachos, salas de reuniones, aulas de formación, dormitorios, cocina, sala de visitas, vestuarios y aseos. Habrá además sitio para la puesta a punto de vehículos y de los propios bomberos, con un gimnasio.