La decisión del Gobierno de suprimir la regla de gasto para este año 2020 y ampliar el plazo de ejecución de las inversiones sostenibles con cargo al superávit de 2018 ha sido celebrada con contención en el seno de las instituciones de la provincia._Tanto el Ayuntamiento de_Zamora como la Diputación han valorado positivamente un decreto que permitirá un mayor desahogo para las entidades locales, aunque ambas administraciones han insistido en la necesidad de ser más ambiciosos y permitir que cada ayuntamiento pueda disponer libremente del dinero que ingrese.

El alcalde de Zamora, Francisco_Guarido, ha sido quien ha aportado la postura más vehemente en su petición de una mayor libertad financiera. “Esto es algo positivo, pero no dejan de ser parchecitos y seguimos sin enfrentar lo que nosotros reclamamos desde hace tiempo, que es la derogación total de la Ley de Estabilidad Presupuestaria”, ha indicado el regidor.

Reacciones a la supresión de la regla de gasto en Zamora.

La popularmente denominada como Ley Montoro es un enemigo íntimo del grupo municipal de_Izquierda Unida, aunque esta supresión de la regla de gasto, que no deja de ser una derogación de un apartado de esa Ley, vendrá bien a la capital zamorana. De hecho, con este nuevo decreto, el Ayuntamiento tendrá oportunidad de utilizar el dinero de los remanentes para la construcción del nuevo parque de bomberos, el Museo de Baltasar Lobo y el Museo Pedagógico, así como poner su parte correspondiente al centro cívico y el nuevo Museo de Semana Santa. “Con el presupuesto solo no nos llega y por eso tenemos que tirar de remanente”, ha comentado.

El presidente del Partido Popular de Zamora, José María Barrios, ha asegurado que “el Plan_B de la ministra Montero se queda muy escaso” y ha pedido al_Gobierno dirigido por Pedro Sánchez que amplíe la supresión del techo de gasto hasta el año 2021. “Tiene que darse cuenta de que estamos en mitad de septiembre y ahora mismo hay muy poco tiempo para ejecutar inversiones, por lo que exigimos una mayor flexibilidad”, ha indicado el también senador.

Además, para el líder de los populares, resulta imprescindible que el fondo para los ayuntamientos esté a disposición de todos y no solo de los que tienen remanentes. “Pedimos que apliquen la misma normativa para aquellos ayuntamientos que no hayan podido ahorrar, porque precisamente tendrán ahora más necesidades y también deben tener derecho al gasto”, ha expresado.

Por su parte, el presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, ha indicado que la decisión del Gobierno les deja “contentos a medias”. El responsable de Ciudadanos se ha mostrado satisfecho con la supresión de la regla de gasto, pero ha expresado sus dudas ante el margen de maniobra que tendrán las entidades locales para gastar los remanentes:_“Esperemos que no se quede la mesa con la pata coja”, ha advertido.

Requejo ha reclamado “sensibilidad con los ayuntamientos” y ha reivindicado su papel como instituciones en primera línea de defensa de los ciudadanos. Precisamente, el apoyo al municipalismo es “una de las señas de identidad” del PSOE según su secretario provincial, Antidio Fagúndez, que ha defendido el plan del Gobierno como un avance para el desarrollo de la autonomía local.