La clave: agilidad y servicios

Agilidad en la gestión y contar con servicios básicos en el siglo XXI como fibra óptica, gas natural, electricidad, agua y saneamiento de manera suficiente son claves para el funcionamiento de los polígonos industriales.

Así lo manifiestan desde la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Zamora, entidad que explica que el polígono de La Hiniesta siempre ha tenido una buena ocupación, aunque en estos momentos tienen constancia de que hay alguna nave disponible. Además, destacan las buenas comunicaciones de las que dispone este recinto industrial.

En un momento difícil debido a la pandemia de coronavirus, en el que la actividad económica está ralentizándose y las empresas están paralizando sus inversiones, desde la Cámara de Comercio inciden en que las instituciones tienen que trabajar para dar todo tipo de facilidades a las empresas y emprendedores que quieran asentarse en los polígonos, pero también a los empresarios e industriales que ya ocupan estos espacios y deseen cambiar sus instalaciones de ubicación o ampliarlas.

Explica el secretario general de la Cámara de Comercio de Zamora, Javier Díaz, que lo que ha ocurrido en ocasiones en la ciudad es que se ha llegado tarde cuando ha habido demanda de suelo industrial. Así ocurrió, por ejemplo, con la ampliación del polígono de La Hiniesta, al alargarse la solicitud del procedimiento administrativo, según recuerda. “Cuando llegó el polígono ampliado, estábamos en plena crisis económica, pero se empezó a pedir y a plantear la necesidad de ampliar La Hiniesta varios años antes”, recuerda sobre algo que considera que no tiene que volver a pasar y para lo que considera que es imprescindible que las administraciones actúen con agilidad y se adelanten a las necesidades del mercado.

Y es que recuerda que en la época en la que comenzó a demandarse la ampliación, la Cámara tenía una base de datos con más de noventa peticiones de parcelas, que al pasar los años se quedaron en apenas una veintena de emprendedores.

“Siempre tenemos que adelantarnos a lo que vaya a demandar el mercado, no podemos estar esperando para que luego cuando llegue, el tren haya pasado. Debemos tener rapidez en la gestión y en la ejecución porque una empresa no puede esperar tres o cuatro años para tener disponible un terreno para venirse a Zamora o ampliar su empresa”, defiende.

Otros de los aspectos que consideran básicos desde la Cámara es que se ofrezcan precios competitivos. “Antes Zamora estaba muy mal ubicada y estábamos muy mal comunicados, pero ahora tenemos tres autovías que cruzan por la capital, el Ave con Galicia y Madrid y probablemente se prolongue la A-11 hasta la frontera con Portugal”, señala sobre unas infraestructuras que hacen de Zamora “un lugar geoestratégico fundamental en el noroeste peninsular”, algo que cree que hay que saber aprovechar en los polígonos con la colaboración de todas las instituciones.