Realización de PCR en el Centro de Salud de Puebla. | Nico Rodríguez

Cinco menores de edad que acuden a la guardería de El Puente de Sanabria se encuentran entre los 39 nuevos positivos de COVID 19, de diferentes ámbitos sociales, declarados a raíz del brote en la residencia de mayores de El Puente de Sanabria. A todos ellos ya se les está realizando el rastreo preceptivo para practicar nuevas pruebas a sus contactos más estrechos e intentar controlar el brote comunitario más grave en la provincia desde que se declaró la emergencia sanitaria.

Pruebas que se realizarán mañana, miércoles, en el Centro de Salud de Puebla. La fiesta local de Las Victorias en Puebla de Sanabria, ayer y hoy, obliga a posponer las nuevas PCR porque en estos días festivos el centro sanitario solo mantiene el servicio de guardia. Todo ello a pesar de la magnitud del brote, reconocido por la propia delegada territorial de la Junta, Clara San Damián, que ha hablado de “incidencia alta” en la Zona Básica de Salud de Puebla.

Con los datos revelados ayer ya son más de un centenar los positivos en la zona, concentrados fundamentalmente en el municipio de Galende y sus pueblos (Cubelo, Ilanes, Pedrazales, El Puente, Rabanillo, Ribadelago, San Martín de Castañeda y Vigo). A los 61 casos declarados originariamente en la residencia de ancianos de El Puente (44 residentes y 17 trabajadores), se sumaron 7 más detectados en personas mayores del centro y junto a los 39 nuevos positivos en COVID 19, el brote se eleva a 107 personas, el más grave declarado en la provincia.

La afectación de menores en este brote ya se temía debido a que estaban en los círculos familiares de personas que dieron positivo. Por ello, una de las primeras medidas que tomó el Ayuntamiento de Galende la pasada semana fue el cierre de la guardería municipal, además de otros servicios públicos.

Los nuevos datos no hacen más que acrecentar la inquietud e incertidumbre entre los vecinos del municipio de Galende, cuyos pueblos están salpicados de casos de coronavirus. “Estamos en una situación de emergencia sanitaria y no es normal que se haya tardado tres días en dar los resultados del viernes, ahora otros tres en hacer las nuevas pruebas y tres más en saber los nuevos resultados; si hay que contratar a más sanitarios que lo hagan” expresaba un joven que ayer conocía oficialmente que era positivo en COVID 19 tras realizarse la PCR el pasado viernes en el Centro de Salud de Puebla.

La Consejería de Sanidad insiste en que cualquier persona a la que se le haya realizado una prueba PCR por ser un contacto estrecho de un positivo, deberá permanecer en aislamiento en su domicilio durante 14 días aunque haya dado negativo en la primera prueba PCR que se le ha realizado, ya que los síntomas pueden aparecer más adelante.

Pese a aumento de casos, la Junta no ha notificado medida alguna que afecte a la vida diaria actual de los pueblos de la zona.El protocolo del COVID 19 obliga al confinamiento durante 14 días siempre que se haya tenido contacto con personas que han dado positivo. Es decir, que al margen de que los PCR den negativo hay que mantener el aislamiento. Una situación que ya afecta a un número importante de vecinos del municipio de El Puente. El joven positivo con el que ha contactado este diario aportó ayer los nombres de una veintena de personas, algunas ya fuera de la provincia y otras que trabajan en servicios públicos o sociales que se podrían ver afectados por las “bajas” de las personas implicadas en el brote socio-sanitario en la ZBS de Puebla.

“HAY GENTE QUE VA A HACERSE LAS PRUEBAS A CLíNICAS PRIVADAS PORQUE NO ES NORMAL LO QUE TARDAN AQUí”

Personas afectadas por el brote de COVID 19 en Sanabria no han ocultado su malestar por la “tardanza” en los tiempos para controlar la epidemia en la comarca. Ayer se conocían los resultados de las PCR practicadas el pasado viernes a las personas que han mantenido contacto estrecho con los trabajadores o residentes que dieron positivo el pasado jueves. Los nuevos casos a su vez deben comunicar sus contactos para que mañana les realicen las pruebas. De acuerdo con las instrucciones recibidas, cada nuevo positivo debe facilitar a los servicios sanitarios la lista de las personas con las que ha mantenido contacto, no se especifica el tiempo, desde el pasado 28 de agosto, es decir los últimos doce días. Se reclama la información del nombre de esa personas, contacto telefónico y situación laboral.

Las PCR se realizarán mañana y los resultados no se conocerían hasta el viernes. “Con estos plazos la gente lo que está haciendo es buscarse la vida, algunos ya están buscando clínicas privadas de Orense y León, y tienen el resultado en un día. Lo que no es normal es que con un brote tan grave se tarde tanto tiempo, hay que atajar la situación cuanto antes” apunta un joven de la zona que está confinado en una casa, él solo, tras dar positivo.

“Si se tarda tanto en reaccionar lo que ocurre es que la gente anda por la calle y esto puede ser incontrolable porque los contactos se van multiplicando y todos somos de la zona. La gente está muy nerviosa porque no sabemos hasta dónde puede llegar esto”.