Zamora es la única provincia de Castilla y León que pierde alumnado en este curso 2020-2021, aunque la reducción es tan solo de 31 estudiantes, pasando de los 19.991 del pasado septiembre a los 19.960 de este (-0,16%). El incremento del resto de provincias es también poco significativo y el mayor aumento se encuentra en Salamanca, con un 0,28%, alcanzando los 47.213 alumnos.

Los datos generales de Castilla y León apuntan a una ligera bajada en Educación Infantil de primer ciclo (-0,97%), al igual que en el segundo (-0,39%), mientras que en Educación Primaria la reducción es del 0,06% y en la ESO del 0,04%. Los aumentos se observan en Bachillerato, donde se pasa de 32.252 a 32.428 alumnos (0,55%) y sobre todo en Formación Profesional, con un incremento del 2,09%, pasando de 41.741 a 42.613 estudiantes. En total, en este curso se pasa de 346.952 a 247.575 estudiantes, según la estimación de la Junta.

En cuanto a las cifras de profesores, como ya anunció en su momento la administración regional, el aumento es considerable con respecto a cursos anteriores, debido a las especiales circunstancias. Así, la comunidad contará con 1.105 docentes más y la mayoría (845) se incorporará a la enseñanza pública, mientras que los 260 restantes trabajarán en los centros concertados. En total, impartirán clase en los diferentes niveles 35.314 profesores, 27.667 en la pública y 7.647 en la concertada.

Aun así, la contratación de profesores no está definitivamente cerrada, puesto que, como recordó la consejera de Educación en su comparecencia de ayer en Valladolid, todavía hay algunas enseñanzas donde no se ha cerrado la matrícula, lo que podría repercutir en el aumento de alumnos en alguna etapa que supusiera un desdoble del aula y una posible contratación de más personal docente. “También hay que tener en cuenta que previsiblemente las sustituciones a lo largo del curso sean mucha más que en años anteriores, por lo que la contratación se incrementará notablemente”, añadió la consejera de Educación.

Lucas insistió en la prioridad que supone para su consejería la enseñanza en el medio rural, por lo que continúan abiertas aulas con tres y cuatro alumnos. En el caso concreto de Zamora existen dos del primer tipo y tres del segundo, sumando en Castilla y León 43 con estas características.

También importante es para la consejería la Formación Profesional, que ha supuesto un destacado aumento de alumnos. En este curso Zamora se queda sin ningún ciclo nuevo de FP aunque en Castilla y León se impartirán veinte nuevos grados.

“Este curso existe una dosis de incertidumbre, pero queremos lanzar un mensaje de seguridad y confianza a las familias e incidir en que tendremos el mayor empeño para que este curso transcurra con la mayor normalidad posible”, subrayó Lucas, para solicitar la “colaboración de toda la comunidad educativa” para que el curso “sea lo más seguro posible”.