Los delitos de violencia de género siguen aumentando, especialmente en la provincia, con un mayor número de denuncias tras los meses de confinamiento que continúa al alza, según los datos de las últimas semanas, ha informado el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, tras reunirse con el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Héctor David Pulido García, y el representante de la Comisaría de Zamora, Pedro Benito Esparza. La misma tendencia se ha observado en los delitos de violencia doméstica, en concreto en las agresiones de hijos a padres, que ya creció tras el confinamiento.

El análisis semanal de las intervenciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado señala otro repunte en los robos de pisos en la capital y de hurtos en bares, si bien el subdelegado no ha podido especificar el número exacto de denuncias.

Blanco aprovechó el final de la reunión para presentar públicamente al nuevo jefe de la Comandancia, que se mostró dispuesto a trabajar por los derechos de los ciudadanos y por la seguridad, en colaboración con la Policía Nacional y policías locales.