“Crítica”. Así califica Comisiones Obreras la situación que vive la Atención Primaria en la comunidad y en la provincia. “No se han sustituido la mayoría de las bajas y vacaciones, por lo que hay consultorios que han estado cerrados; no se pueden realizar muchas de las consultas de forma presencial, lo que obliga a hacerlas por teléfono; y se sustraen recursos a los centros de salud para actividades de rastreo de casos de COVID-19”, apunta el sindicato.

“La consecuencia de todo esto es que los profesionales, tanto sanitarios como no sanitarios, están desbordados y la calidad y la accesibilidad de la atención sanitaria ha empeorado considerablemente” en las últimas semanas y meses, indican las mismas fuentes. “Todo esto es más acuciante en el medio rural donde, durante estos meses, en la mayor parte de las poblaciones se ha triplicado el número de habitantes a la vez que se ha visto disminuido el número de profesionales”, continúan desde CC OO.

Según el sindicato, “Sacyl permanentemente argumenta que no hay profesionales disponibles para contratar”, algo que, afirma Comisiones, no es cierto. “No se está sustituyendo a muchas categorías de las que nos consta que hay personal disponible en las bolsas de empleo como por ejemplo auxiliar administrativo, fisioterapeutas, celadores, enfermeras o trabajadores sociales. También hay que incidir en que a muchos especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria inscritos en la bolsa de empleo de Sacyl no se les han ofrecido contratos dignos para fidelizarles en Castilla y León y se han ido a otras comunidades autónomas donde hay mejores condiciones”.

“Tampoco se han incentivado las zonas de difícil cobertura, por lo que resulta complicado que los profesionales acudan a trabajar a estas zonas, siendo su población la más perjudicada por el deterioro de la atención sanitaria”, apuntan. ”A todo esto hay que sumar instrucciones de Sacyl a los trabajadores de los centros de salud para que cubran las ausencias de los trabajadores sanitarios de las residencias privadas a costa de las arcas públicas y en detrimento de la atención sanitaria a la población”, censura el sindicato.

Los profesionales de Sacyl, “ante esta sobrecarga y la falta de soluciones por parte de la administración, trabajan con angustia y estrés, temiendo no poder dar una atención de calidad a los usuarios. Una angustia incrementada por la situación sanitaria actual debido al repunte de casos de COVID-19 y la previsión de que la situación sanitaria empeore”.

Por esta situación Comisiones Obreras exige a la gerencia sanitaria sustituir el 100% de las ausencias de los profesionales y aumentar las contrataciones para las labores de rastreo y los equipos COVID, además de tener que mantener las consultas específicas de respiratorio. “Es lo menos que pueden hacer por los trabajadores de Sacyl que con tanto esfuerzo y profesionalidad cuidan de la salud de los ciudadanos”.