El servicio de Correos en los pueblos está garantizado. Al menos, así lo aseguró la propia firma este miércoles, al matizar la información remitida la semana pasada y explicar que “aunque durante los meses de verano, agosto en especial, el volumen de envíos postales desciende drásticamente, Correos ha tomado las medidas organizativas necesarias para que la prestación del servicio de distribución de cartas y paquetes a toda la ciudadanía y empresas esté plenamente garantizada”.

Así, la firma indicó que realiza “una planificación con antelación de las necesidades de plantilla durante el periodo estival” y realiza “las contrataciones necesarias para la cobertura de las vacaciones del personal titular, así como de otras contingencias que puedan sobrevenir”.

Finalmente, Correos señaló que “mantiene y garantiza igualmente los compromisos de entrega en los plazos contratados a los ciudadanos y empresas que utilizan sus servicios de distribución de paquetería nacional e internacional”; que la plantilla de distribución en el ámbito rural ostenta las mismas condiciones laborales que la que desempeña sus tareas en el ámbito urbano; y que apuesta “por el empleo estable y de calidad, así como por el desarrollo profesional de sus empleados y empleadas”.