Jesús Buiza, narrador sevillano afincado en Madrid, presenta esta noche “Cuentos Colorados”, en el IX Festival de Cuentos Eróticos de Zamora. Buiza tiene acumulada más de una década de experiencia en contar literatura, y aunque habitualmente lo hace para un público infantil, también ha participado en eventos dedicados a los espectadores adultos como el certamen local. Tras el confinamiento provocado por la pandemia del coronavirus, la de hoy es la primera actuación del profesional.

–¿Qué podrán ver los asistentes a los Jardines del Castillo esta noche?

–El espectáculo se llama “Cuentos Colorados”, pero más que relatos eróticos, yo diría que son erótico-festivos. Se basan, sobre todo, en historias de la tradición moral, que tienen como motivo principal, de alguna manera, el erotismo, la sensualidad o el cachondeo que generan estos temas.

–¿Cuánto dura su presentación?

–Una hora y cuarto.

–En los últimos años se están potenciando mucho este tipo de relatos, ¿a qué se debe?

—Supongo que los adultos estamos ansiosos porque también nos cuenten cuentos. Siempre se ha pensado que los cuentos son para niños y que los más mayores no tenemos cabida en eso. Yo creo que a la gente le gusta que le cuenten historias, y si son eróticas, es un plus.

–El certamen zamorano va por su novena edición. ¿Es la primera vez que viene a este festival?

–Sí, es la primera vez.

–¿Qué espera, como narrador, de esta noche?

–Espero pasármelo bien, y que el público también se lo pase bien, que la gente se divierta, se ría y pase un buen rato.

–Normalmente, narra para un público más infantil.

–Sí, generalmente suelo narrar para niños, porque es lo que más se demanda. En España, hace falta que se creen muchos más espacios para que se puedan contar relatos para adultos. Hay muchos festivales, pero no se hacen programaciones continuas para adultos en salas. Algunos ayuntamientos también los incluyen, pero no es lo habitual.

–¿Desde cuándo narra también para adultos?

—Empecé a contar para niños hace trece años, y desde hace diez años lo hago para otro tipo de público, así que ya tengo experiencia.

–¿Cómo hace el cambio del relato para niños al cuento para otro tipo de espectadores?

–A mí no me cuesta mucho cambiar el chip. Las historias son totalmente diferentes, y si además, son eróticas, todo cambia mucho más. Quizá cuando paso una larga etapa contando solo para niños, empezar a hacerlo para adultos resulta extraño al principio. Son dos tipos de espectadores diferentes, los niños quieren participar constantemente, y los adultos son más callados, aunque son más agradecidos, comentan qué les ha parecido, si se han divertido, si han pasado miedo, etc. Por eso me gusta mucho contar para adultos.

–¿Cómo ha sido su trayectoria?

–Empecé como animador a la lectura, para niños y adolescentes. A partir de ahí, conocí el mundo de los cuentos. Al principio, trabajaba con alumnos en bibliotecas, pero nunca había contado relatos, algo que descubrí a partir de la lectura. Después empecé a dedicarme profesionalmente a la narración y a introducirla en las sesiones de animación. Luego eliminé estas últimas actividades y empecé a montar espectáculos de cuentos para adolescentes. En este tiempo, he trabajado en distintas compañías.

–¿Cómo ha sido el confinamiento para un narrador?

–Ha sido agotador y desesperante porque no sabíamos cuándo iba a poder reactivarse el sector, y hay mucha incertidumbre cuando no se sabe si vamos a poder trabajar en verano o no, también al no saber hasta cuándo te iban a llegar los ahorros. Ha sido complicado. Ahora parece que se está reactivando todo, no al nivel de otros años, pero parece que va a remontar. Por eso, hay que aprovechar todo lo que salga para los profesionales.

–Durante el confinamiento, su blog y las redes sociales han sido su principal modo de expresión.

–Sí, he utilizado mucho las redes sociales, he grabado y he compartido vídeos, y también he aprovechado mucho para leer nuevas historias, preparar espectáculos que estaban por llegar… He tratado de aprovechar el tiempo e invertirlo en preparar todo para cuando todo volviera a estar activo. De hecho, esta es mi primera actuación después del confinamiento.