La Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2020 mostró ya una parte del impacto que está provocando la pandemia en el mercado de trabajo. En lo referente a Zamora, la provincia perdió 4.400 ocupados durante los meses de abril, mayo y junio; una caída que deja a la vista la destrucción del empleo que trajo consigo la fase más dura de la crisis sanitaria y que todavía no se había percibido en la EPA del primer trimestre, prácticamente ajena aún al inesperado contexto actual.

Así pues, Zamora se sitúa por debajo de los 60.000 ocupados tras un golpe que conllevo la destrucción de un 6,85% de los empleos de la provincia. En la región, tan solo Burgos (8,58%) y Valladolid (7,16%) sufrieron una pérdida mayor en lo que se refiere a esta estadística, aunque otros cinco territorios también retrocedieron en diferente medida: León (6,32%), Segovia (5,09%), Ávila (4,27%), Salamanca (3,8%) y Soria (3,47%). Tan solo se libró Palencia, con un incremento del 0,48%.

A esta realidad hay que sumar que el número de activos también descendió en el conjunto de la región, y la provincia no escapó de esta tendencia, con 5.800 personas menos, lo que supone un descenso del 7,74%, un retroceso dos puntos y medio superior al de la media de Castilla y León.

De igual modo, la tasa de actividad se redujo hasta el 46,18% en Zamora, una cifra que conduce de nuevo a la provincia a niveles similares a los alcanzados durante los años de la crisis. El territorio no deja atrás el bache en este sentido, y es que el dato es el peor de toda España. Eso sí, ya lo era antes de la aparición del coronavirus.

En cuanto a la situación a nivel nacional, España perdió más de un millón de ocupados durante el segundo trimestre del año, con un desplome especialmente acusado en territorios como Canarias, Cataluña o Andalucía, aunque la Comunidad de Madrid también se vio bastante afectada por una coyuntura que marcó de manera evidente la Encuesta de Población Activa publicada este martes.

BAJA EL PARO, PERO LOS INACTIVOS AUMENTAN HASTA LAS 80.500 PERSONAS, SEGúN LA EPA

A pesar de que la mayor parte de los datos indican una tendencia negativa, la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre reveló un descenso del número de desempleados en la provincia. Zamora se quedó con 9.400 demandantes de empleo, 1.400 menos, pero la realidad se esconde tras la cifra de inactivos, que aumenta en más de 5.000, hasta las 80.500 personas en el territorio.

Lo cierto es que, según han explicado los expertos, las dificultades que tuvieron los nuevos demandantes de empleo para inscribirse como tales durante los meses más complejos de la crisis sanitaria provocaron que muchos de ellos pasaran a situarse como inactivos, una situación que presumiblemente cambiará en la EPA del tercer trimestre, que debería ofrecer un dato de parados más acorde a la realidad actual de la provincia.

Del mismo modo, cabe destacar que las personas que se encuentran dentro de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) no aparecen como paradas, sino como ocupadas, a pesar de que, en el momento actual, no estén cumpliendo con sus atribuciones laborales. Esta situación también distorsiona el paisaje que dibuja la EPA.