Detalle del alfarero toresano. | Nico Rodríguez

Las calles del barrio de La Lana se van convirtiendo poco a poco en lienzos que representan la tradición, los oficios, la Zamora más pura. Un nuevo mural realizado en la calle Mazariegos se ha unido a los dos ya existentes en los que figuran un pastor con la capa alistana y la figura del barquero bajo uno de los arcos del Puente de Piedra. En esta ocasión, se han tomado como referencia dos actividades con solera para plasmar, sobre la pared de un solar abandonado, a un alfarero toresano y a una hilandera sanabresa. Historia aún viva que ya forma parte del paisaje urbano de la capital.

El nuevo mural de la calle Mazariegos toma como referencia dos fotografías proporcionadas por el sindicato CGT y pertenecientes a su exposición “Tripalium”, tal y como han apuntado desde el Ayuntamiento de Zamora. El artista encargado de la pintura ha sido Woka, quien ya ha participado en iniciativas privadas de esta índole. Y en el lienzo representa, por una parte, un alfarero toresano y, por la otra, una hilandera sanabresa.

La Concejalía de Barrios, encargada del proyecto de muralismo de la capital zamorana, ha querido así seguir una línea argumental sobre la tradición zamorana que se está plasmando en el barrio de La Lana. Precisamente, la zona sobre la que nació esta iniciativa.

La Zamora de los murales, en minuto y medio

EL AYUNTAMIENTO TRABAJA EN UNA GUÍA PARA VISITAR LOS LIENZOS

El Ayuntamiento de Zamora se ha propuesto reconvertir zonas degradadas en lugares para la visita. El proyecto del muralismo trasciende así de lo artístico a lo necesario, e íntimamente relacionado con la idea de ciudad que quiere la Concejalía de Barrios, encargada de la iniciativa. Su delegado, Pablo Novo, es quien está gestionando las diferentes expresiones artísticas que se desarrollan a lo largo de la capital y quiere que cada una de las zonas en las que se despliegan los murales tenga un hilo argumental propio. Por ejemplo, este eje del barrio de La Lana está centrado en la tradición zamorana, como así demuestran las pinturas de la capa alistana, el barquero del Duero o los oficios de alfarero e hilandera. En el eje San Lázaro-San José Obrero, por otra parte, se ha optado por las figuras de interés; o, lo que es lo mismo, zamoranos ilustres. Por eso, ya se pueden ver sobre sus paredes los rostros de Ramón Abrantes, Ángel Bariego o Antonio Pedrero.

El objetivo del Consistorio es conseguir materializar un número óptimo de murales para poder confeccionar rutas que permitan al turista tener a su alcance una mayor oferta y llevar así la actividad a los barrios. En la actualidad, el Ayuntamiento de Zamora está preparando una guía práctica para poder visitar con facilidad los más de treinta murales que ya se encuentran en el paisaje urbano de la capital, tanto de iniciativa pública como encargados por particulares.