Entrada a las instalaciones de Monte la Reina. | M. J. C.

La Diputación de Zamora ha dado un paso de gigante para que la provincia se convierta en referencia internacional de los cuidados a mayores. Lo ha hecho a través de la aprobación del expediente sobre la Estrategia Integrada Silver Economy, un escalón necesario que puede simular la colocación de la primera piedra en las grandes obras. La apuesta de la institución es clara: quiere activar la economía y demografía del territorio a través de la especialización en servicios geriátricos. Una maniobra que conlleva el impulso a la innovación tecnológica, con la mirada puesta en la robótica y la domótica, así como la formulación de estrategias para la prestación de servicios sanitarios de calidad para los mayores.

Apenas hubo debate en el Pleno de la Diputación Provincial celebrado en la jornada de ayer por la vía telemática. Y es que la práctica totalidad de la Corporación ofreció su beneplácito al proyecto que encabeza Francisco José Requejo desde su llegada a la Presidencia. Fueron casi todos, porque Izquierda Unida alzó la voz para plantear dudas acerca del planteamiento. Su portavoz, Laura Rivera, ha sido la única en mostrar desconfianza sobre la idea de la Silver Economy, al considerar que el documento ocupa demasiadas líneas en hablar de la privatización de la sanidad pública.

La crítica de Izquierda Unida se centró, precisamente, en los apartados de la Silver Economy en los que se habla de impulsar a la empresa privada como prestadora de servicios. “En uno de los párrafos, la Estrategia habla de liberar a la sanidad pública fomentando proyectos de cuidados preventivos; eso nos preocupa, porque no estamos hablando de otra cosa que una liberalización de un servicio que debe ser gratuito”, expuso. “Además, se afirma que es necesario dispensar medicamentos fuera de las farmacias y que los pacientes paguen por este servicio para que sea sostenible, otro punto que no nos gusta”, añadió. Para finalizar, Rivera criticó el impulso a residencias geriátricas de iniciativa empresarial.

El presidente, Francisco José Requejo, quiso restar hierro a estas cuestiones y afirmó que la Estrategia Integrada Silver Economy es, en efecto, “una oportunidad de desarrollo para las empresas, pero también de empleo para tantas y tantas personas que se dedican a los cuidados”. A este respecto, Requejo hizo hincapié en que las cuidadoras “van a tener mejores condiciones” merced al sello que está en vías de implantación en colaboración con Europa. El proyecto, para el presidente de la Diputación Provincial, está enmarcado dentro del reto demográfico y por eso le parece de importancia su puesta en marcha lo antes posible. De hecho, está previsto que este mismo año Zamora pueda ser declarado “territorio Silver”, lo que daría un gran impulso a este proyecto cuyo valor alcanza los 40 millones de euros. “Tenemos ante nosotros una gran oportunidad para toda la provincia y queremos que salga adelante”, concluyó Requejo.

LA INSTITUCIóN NO PONDRá DINERO EN MONTE LA REINA

“No haremos ninguna aportación económica porque no forma parte de nuestra competencia”. Así de contundente se mostró el vicepresidente de la Diputación Provincial, José María Barrios, sobre las voces que piden a la institución que participe económicamente en el proyecto de reapertura del campamento militar de Monte la Reina. El Partido Popular, Ciudadanos y el diputado no adscrito, Tomás del Bien, elevaron ante el Pleno celebrado ayer una moción exigiendo al Gobierno la inclusión de una partida de 85 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado para esta iniciativa. Y fue en el debate cuando el equipo de Gobierno quiso descartar cualquier tipo de financiación.

El vicepresidente, José María Barrios, expuso ante el resto de la Corporación los motivos por los que no saldrá ni un euro de La Encarnación para la apertura de Monte la Reina. “Nuestros fondos son para cuestiones que son de nuestra competencia. Y, esta, no es una competencia nuestra”, indicó. “Si alguien quiere que la Diputación ponga dinero para esto, lo tendremos que quitar de otro sitio, lo que significa quitárselo a los vecinos de Zamora”, añadió. “En nuestra opinión, este proyecto debe financiarse con fondos principalmente estatales y, en menor medida, autonómicos. La competencia de Defensa es del Estado y por eso ellos tienen que liderar y poner la mayor parte del dinero”, comentó el también presidente del Partido Popular de Zamora.

Unas palabras ratificadas posteriormente por el presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, quien aseguró que la financiación no entra en sus planes. Por el contrario, se le exige al Gobierno de España que ponga en los presupuestos de este 2020 los 85 millones necesarios para abordar la obra de adecuación de Monte la Reina de cara a la incorporación de los militares. “Necesitamos esa infraestructura y solo hay una manera de ponerla en marcha, que es con dinero”, expuso. Por lo tanto, la financiación provincial ha quedado totalmente descartada en esta guerra sobre quién pone los millones.