David Movilla, técnico del Zamora CF, señaló en rueda de prensa que el cuadro rojiblanco necesita de "estabilidad" para alcanzar "el objetivo marcado de la permanencia", así como "colmillo en el área y defender mejor" para intentar superar este fin de semana al Rayo Majadahonda en un encuentro que el equipo afronta "como otro cualquiera", con la voluntad de "vibrar con una energía alta" para responder al "cariño y apoyo" que la afición ha mostrado hasta ahora, a pesar de los resultados.

"Estamos muy conectados en lo que nos viene, y el partido del miércoles ya nos queda muy lejos", comentó el entrenador restando importancia al triunfo del miércoles en Benavente y destacando que no por la escasez de victorias es más imperante el triunfo ante el Rayo Majadahonda que ante otro rival. "Son tres puntos, igual que los de cualquier otro partido. Todavía no estamos a esas alturas de liga de poner etiquetas como "importante" o "final" que al entorno del fútbol se inventa", indicó el técnico que confirmó que tanto Juanan como Mungía "entran dentro de las posibilidades" del Zamora CF para conformar su equipo esta semana tras las buenas sensaciones en Benavente.

"Estoy tremendamente agradecido a las muestras de apoyo y cariño que a mí, personalmente, me han profesado tanto aficionados en Vigo como aquí en Zamora durante la semana. La verdad es que me han transmitido, como creo que lo hacen al equipo, una confianza plena y un apoyo incondicional. Ayer un seguidor me dijo: "Míster, confiamos". Y desde esa energía vibramos, sabemos que es un reto duro y elevado pero también el entusiasmo y la ilusión es de esa índole", comentó Movilla, asegurando que esas sensaciones le hacen ser "consciente, exigente y estar convencido" de poder sacar adelante el desafío que supone la permanencia, el "objetivo que se marcó el club cuando renové".

En ese sentido, Movilla señaló que para él ahora mismo "lo más importante son las convicciones" y no dudó en asegurar que ve al grupo "capaz de hacerse muy fuerte" y de lograr el objetivo, siendo "estabilidad" el elemento necesario para superar ese camino. El entrenador puso de ejemplo al Osasuna de Primera División y su trayectoria en los últimos tres años para asegurar que, "lo más importante es la estabilidad. Saber que se están haciendo cosas bien, que nos están faltando cosas y ponernos manos a la obra para seguir el camino marcado. Que una victoria no nos haga venirnos arriba ni una derrota, dos o cinco, nos generen inseguridad o dudas".

Por lo que respecta al encuentro ante el Rayo Majadahona, el técnico perseveró en la idea de conseguir que el equipo "esté conectado" con su mejor versión y sus convicciones, "vibrando en una energía alta", punto para el que han trabajado durante la semana en diferentes dinámicas en aspectos como "la sabiduría" y el "qué hacer con las circunstancias que ocurren" en la temporada. Un punto al que el Zamora CF ha procurado poner "especial atención", siendo también consciente de la necesidad del equipo de "defender mejor y tener más colmillo en área rival" para mejorar la capacidad goleadora durante los próximos encuentros.