El Zamora CF continúa con la preparación de cara al inicio Liga, y lo cierto es que esta pretemporada está siendo más que intensa. Esta semana la plantilla se encuentra concentrada en Puebla de Sanabria, donde a diario se enfrenta a una triple sesión bajo las instrucciones de David Movilla: “En la primera parte del día trabajamos toda la capacidad y la potencia aeróbica. En la segunda sesión, hacemos un trabajo preventivo y de fuerza en el gimnasio. Y la tercera sesión va más orientada a contenidos técnico-tácticos”, según declaraciones del míster difundidas por el club.

Esta estancia en Sanabria ha permitido a la expedición rojiblanca disfrutar de una divertida actividad en el Villa Lucerna Sports & Hotel Resort, donde los futbolistas han vivido una experiencia multiaventura entre tirolinas, además de degustar la gastronomía tradicional de la zona, pero con sabores actualizados.

Así el equipo de monitores de Villa Lucerna explicaba al conjunto a su llegada las medidas a seguir para experimentar con seguridad los tres circuitos multiaventura de los que disponen las instalaciones del hotel. Divididos en dos grupos, tanto los jugadores como el cuerpo técnico se enfrentaron al reto de ir aumentado de nivel de dificultad.

“En un equipo, aparte de fomentar vínculos entre ellos, de trabajar el aspecto condicional, el aspecto técnico-táctico, el aspecto emocional, conviene que haya espacios para la diversión, que no quita para que sea exigente también”, añadió Movilla.

Además, el míster señalaba que “es un trabajo quizás más individual, pero en el que se trabajan habilidades como la destreza. Todo esto también ayuda y viene bien para salir un poquito de esa exigencia diaria de tres sesiones. Ha sido más un trabajo de tren superior, por lo que entendíamos que era idóneo”.

Una vez finalizada la experiencia, Villa Lucerna ofrecía a los chicos un refresco y un picoteo con productos de la tierra.