Entre los más de 411 pasajeros y 61 tripulantes se encontraban dos trabajadores zamoranos, que iban a realizar labores de rehabilitación y conservación en el inmueble de un conocido personaje balear.