La Fundación General de la Universidad de Salamanca, a través del Centro Internacional sobre el Envejecimiento, presentó hoy en el Auditorio del Campus Viriato de Zamora las conclusiones del informe ‘Hacia un envejecimiento saludable’, que refleja la importancia de generar nuevas iniciativas que motiven a las personas a hacer ejercicio físico.

El informe es el resultado de casi un año de investigación durante el que, mediante el uso de tecnologías emergentes, se ha mejorado la salud y fomentado y reforzado la práctica de actividad física de más de 200 personas mayores de 65 años de la ciudad de Zamora. 

“El resultado no podría haber sido más satisfactorio. La investigación que estamos presentando hoy es una innovadora y de liderazgo nacional. Tenemos que estar orgullosos de todo el trabajo que se ha realizado. La sociedad nos demanda proactividad y lo estamos siendo”, afirmó el subdirector de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, Luis Rodríguez. 

La población sénior experimentó una “desconexión social significativa y una paralización notable de las actividades físicas y sociales a raíz de las medidas tomadas como consecuencia de la COVID-19”. En este escenario, se desarrolló una propuesta innovadora, al permitir el seguimiento continuo y automático de la actividad física mediante tecnología no invasiva, que ha demostrado el potencial de la tecnología en este colectivo.

Los voluntarios del estudio, que se puso en marcha en 2021, recibieron una pulsera inteligente para medir y consultar su actividad, reforzando su motivación para incrementar su ejercicio físico mediante una plataforma de ‘gamificación’, según señalaron fuentes de la USAL.

“El estudio permite disponer de un documento esencial para conocer la realidad social de nuestra mayores y que Zamora pueda convertirse en una referencia a nivel nacional o, incluso, internacional a la hora de poner en marcha nuevas iniciativas como las desarrolladas en este estudio, cuyo fin es lograr un envejecimiento activo y saludable de las personas mayores”, destacó la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Zamora, María Inmaculada Lucas.

Durante el acto celebrado en el Campus Viriato, también se presentó un documental en el que los protagonistas son los propios participantes, que refleja lo que suponen este tipo de iniciativas para la población sénior y para una ciudad como Zamora. “Se ha demostrado que las personas mayores pueden incorporar a su vida las nuevas tecnologías con éxito y satisfacción”, aseguró el presidente de la Federación de Jubilados y Pensionistas de Zamora, Gregorio Aliste.

Ignacio Pedrosa, investigador principal del equipo de investigación de la Fundación Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación, que ha dirigido el estudio, consideró que la tecnología “tiene el potencial de ser un elemento motivador y fácil de integrar en la actividad diaria que permita complementar la actividad sociosanitaria profesional, favoreciendo la prevención y promoción de la salud a nivel poblacional a lo largo del proceso de envejecimiento”.

Por su parte, el expresidente de la Federación de Jubilados y Pensionistas de Zamora y participante en la investigación, Balbino Lozano, calificó de “conveniente y aconsejable” este tipo de proyectos. “He podido llegar a mis 92 años y todavía me permito escribir, leer y pasear todos los días. Esto es lo mejor que puedo decir en favor de una vejez saludable y activa”, subrayó.