Sólo permanece ya en vigor la orden de detención en España.