Un paisaje de desolación que la sequía deja al descubierto. Nadie había contemplado las ruinas de las calles y casas demolidas en Argusino desde hace cuarenta años. El desembalse de la presa de Almendra ha dejado a la vista incluso las viejas viñas abandonadas por sus antiguos moradores.