11 de diciembre de 2018
11.12.2018

Meghan Markle se salta el protocolo y desobedece a la Reina Isabel

La duquesa de Sussex ha entregado por sorpresa un premio a la diseñadora que realizó su traje de novia

11.12.2018 | 16:44
Meghan Markle, en el centro de la polémica

Meghan Markle se vuelve a colocar en el centro de la polémica. La exactriz ha aparecido por sorpresa en una entrega de premios en la que se galardonaba a Clare Waight Keller, diseñadora su vestido de novia.

La mujer del Príncipe Harry aparecía radiante en el escenario con un vestido negro con el que se le notaba ya su estado de gestación y un pequeño detalle que nadie ha pasado por alta. Meghan lucía manicura negra, algo totalmente prohibido para las integrantes de la Casa Real Británica, que deben llevarla en tonos claros.

La llegada de Meghan Markle al Palacio de Kensington no está siendo tan plácida como se esperaba, por lo menos en los meses previos a la boda de esta con el Príncipe Harry.

Desde que se dieran el sí quiero muchas han sido las buenas palabras y halagos que ha recibido la Duquesa de Sussex en su múltiples actos y apariciones públicas, pero al parecer en la intimidad no es oro todo lo que reluce, a juzgar por lo que han ido aireando desde dentro de Palacio algunos de los empleados más cercanos a la ex actriz.

El mal carácter con sus empleados

Muchos han sido los rumores que se han publicado señalando a Meghan como la mala de la película y que la acusan de no tratar demasiado bien al personal que tiene trabajando para ella y su familia día a día. Desde que se dirija con un tono despectivo a sus empleados hasta que decida enviar mensajes a altas horas de la madrugada, han sido algunos de los feos gestos de los que se le ha acusado a la mujer de Harry.



Todos estos rumores vienen motivados por los despidos y las renuncias de algunos de los trabajadores que los Duques tenían trabajando a su lado. El primer caso en salir a la luz fue el de la asistenta personal de Meghan, Melissa Touabti, quien tan solo seis meses después de que se dieran el 'Sí, quiero', decidía dimitir repentinamente cuando volvieron de la famosa gira por Oceanía. Otro caso sonado fue también el de Edward Lane Fox, que trabajaba para el príncipe Harry hasta que declinara seguir trabajando para él.

El último caso de dimisión, que ha hecho remover los cimientos de la Familia Windsor ha sido el de Samantha Cohen, la hasta ahora secretaria de Markle que, tras 17 años al servicio de la corona británica ha sido la última en bajarse de este barco. Una renuncia que ha vuelto a despertar las críticas hacia Meghan, pero al parecer, el papel de Cohen estaba programado para que lo desempeñara durante 6 meses, como se han empeñado en defender los seguidores de la actriz en las redes sociales, cansados de que todas las miradas se fijen en ella cuando sucede algo así.

Malos rollos con Kate Middleton

Pero estos no son los únicos rumores entorno a la supuesta difícil convivencia con la americana, al parecer, la relación entre ella y Kate Middleton tampoco sería tan ideal como parece en sus apariciones públicas, y es que en todas las casa cuecen habas.

Una mala relación que habría desembocado en que tanto el Príncipe Harry como Meghan Markle hubieran decidido crear su hogar y criar a su futuro bebé lejos de Kensington Palace. Parece que el efecto 'sparkle' se va desvaneciendo y eso se veía venir. En cuestión de meses Meghan se había convertido en la protagonista de todo, la pobre niña actriz con una familia de lo más peculiar llegaba a palacio en palmitas y con millones de fans, Meghan había hechizado a diestro y siniestro... ¿Demasiado efecto Meghan para la corona británica como en su día lo fue Lady Di?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cómo se usa...