Asia está de moda. Las últimas tendencias que nos llegan directamente desde la Semana de la Moda de París nos muestran que firmas tan reconocidas como Jean Paul Gaultier, Kenzo o Prada apuestan con fuerza por el estilo oriental. Los estampados de tigres, dragones y flores orientales han sido uno de los protagonistas indiscutibles en los desfiles parisinos.

Las claves del estilo oriental nos llegan principalmente desde China y Japón, destacando las líneas rectas, colores expresivos, telas brillantes y bordados florales. Uno de los motivos más identificativos del estilo oriental es el famoso cuello ´mao´ incorporado como cierre de blusas, vestidos y camisas, dándole un toque de sofisticación y elegancia. Desde el país nipón llegan con fuerza los vestidos de corte kimono, los ´obi´ (cinturones de tipo faja) y los ´haoris´ o ´yukatas´, kimonos frescos para usar de día.

China también aporta su toque distinto con los llamados pantalones ´capri´, cortados unos centímetros por encima del tobillo, las blusas ´qipao´ y el ´cheongsam´, un vestido que delimita las formas femeninas, cubriendo todo el cuerpo desde el cuello hasta los tobillos.

En cuanto a las telas, si bien la seda es el clásico oriental por excelencia, todas siguen la misma premisa: géneros delicados y puros. Algunos tejidos como el estampado florar bicolor o la seda brillante tienen suficiente fuerza evocadora y no necesitan más accesorios para dar un toque asiático a tu estilismo. Las tonalidades brillantes del rojo, amarillo, verde y naranja ponen la nota de color a las prendas de corte oriental.

Los estampados son otro de los básicos que caracterizan al estilo oriental. Las flores, especialmente de cerezos, o animales como el pez koi, los tigres y dragones dan ese toque distintivo y elegante tan característico de la cultura asiática.

Para completar el look debes elegir un calzado acorde con tu vestuario. Los zapatos de corte oriental se caracterizan por la sencillez, las sandalias de madera y los zapatos de hebilla rodeando el tobillo son una apuesta segura.

Las joyas tampoco escapan de la influencia oriental. A las famosas serpientes de Cartier se han unido los dragones de Carrera, que adornan los anillos y brazaletes. Estas piezas combinan fenomenal con prendas de líneas sencillas para evitar un ´look´ recargado y otorgarles todo el protagonismo que merecen.

Si quieres acertar en la elección de tu estilismo, debes huir del ´total look´ para que no parezca que vamos disfrazadas. Las prendas orientales son muy versátiles y puedes apostar por ellas tanto para eventos formales como para ocasiones informales, como siempre dependerá de los accesorios con las que los combines.

La chaqueta kimono debe de ser la protagonista del look, conjuntándola con prendas sencillas de tonos neutros. Quedará ideal con shorts, mini vestidos, o pitillos y unas cangrejeras planas, para un look casual. Para una opción más sobria opta por dos piezas de un solo color y coloca un cinturón para marcar la cintura.