16 de julio de 2018
16.07.2018
Mascotas

Cómo actuar si un perro guía se acerca sin su dueño

El comportamiento de estos animales y el trato que hay que darles es diferente al de otros perros

16.07.2018 | 10:58
Es importante saber cuándo un perro guía está trabajando

Un perro guía o perro lazarillo es un animal adiestrado, un perro de trabajo, no una mascota. Su comportamiento y su trato son totalmente diferentes al de otros perros, así como también lo son sus tiempos de trabajo y ocio, perfectamente definidos.

Para saber identificar esto, un perro guía estará de servicio cuando éste lleve el arnés puesto. Este dato, quizá desconocido por algunos, nos ayudará a tener en cuenta que un perro de servicio tiene que tener todos los sentidos puestos en su trabajo, que es guiar y ayudar a su dueño, y por ello, no debe ser distraído, ni acariciado, ni alimentado con chucherías por otras personas. Su dueño ya se encarga de satisfacer todas esas necesidades.

En líneas generales, esto es lo que deberíamos tener en cuenta a la hora de enfrentarnos a una situación en la que el dueño está acompañado de su perro guía, pero, ¿qué hacer cuando vemos que el perro está solo, sin compañía de su dueño?

La respuesta es sencilla: seguir al perro hacia donde nos guíe pues su dueño puede necesitar ayuda. Parece lógico pero lo cierto es que el interés que ha suscitado este tema en redes sociales en los últimos días a raíz de una publicación en Tumblr puede llevarnos a pensar que, quizá, no todos sepamos bien cómo reaccionar si vemos a un perro de estas características deambular sin dueño. En una situación así, quizá lo primero que pensemos es que se ha perdido, que se ha escapado o que se ha desorientado.

Con el único fin de proporcionar información de utilidad, una usuaria de Tumblr quiso explicar cómo se debería reaccionar y contó su experiencia. Es esta: Un día, Tessa C., que cuenta con la ayuda de un perro guía, tropezó accidentalmente y se cayó al suelo. Su perro, Raider, que llevaba 2 años y medio con ella y que estaba entrenado para su autismo, salió corriendo en busca de ayuda. Raider topó con una persona que reaccionó alejando al perro de su lado. Finalmente Tessa logró recuperarse y darle alcance.

En este caso particular, la caída fue producto de un tropezón como cualquiera pudiera tener. Sin embargo, Tessa cuenta en su historia que desde hace 4 meses le diagnosticaron epilepsia. A raíz del diagnóstico, Raider está de nuevo en la academia aprendiendo a trabajar cómo ayudar a una persona durante un ataque de epilepsia. Es por este motivo que Tessa encontró interesante compartir su historia para dar a conocer la importancia de saber actuar adecuadamente cuando vemos a un perro guía sin compañía, pues hacerlo bien podría ayudar a salvar la vida de otra persona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook