Ha pasado una semana desde que anunciáramos que el primer ministro británico, David Cameron, y su mujer Samantha, habían sido sorprendidos en sus vacaciones de verano con el inesperado nacimiento de su cuarto hijo, una preciosa niña. Ahora ya podemos ponerle cara y nombre al bebé que ha traído la felicidad a este matrimonio.

La feliz pareja ha posado a las puertas de su actual hogar -el número 10 de Downing Street- con la pequeña Florence Rose Endellion, que vino al mundo el pasado 24 de agosto en el Hospital Royal de Cornaulles, al suroeste de Inglaterra.

"A Samantha y a mí nos gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todo el mundo su amabilidad y generosidad desde que la pequeña Florence nació", ha declarado el primer ministro. "Nos han emocionado mucho las felicitaciones de todos los que han enviado cartas, regalos y flores", añadió.

Incluso David Cameron ha llegado a bromear con la prensa confesando que ya había cambiado "cientos" de pañales. Ante la atenta mirada de Samantha, el político besó con sumo cuidado la cabecita de su hija.

Y es que el nacimiento de Florence es motivo de mayor felicidad para esta familia porque, a pesar de tener ya otros dos hijos,Elwen y Nancy, seguro que la pequeña recién nacida les ayuda a superar la muerte del primero, Iván, que padecía epilepsia y murió a los seis años, en febrero de 2009.