La boda se celebrará en la iglesia de Santo Domingo, el templo más antiguo de la ciudad colonial amurallada y después los padres del novio ofrecerán una recepción en su casa situada a una manzana de distancia.

El industrial Julio Mario Santo Domingo y su esposa, Beatrice Dávila, residen en Nueva York, donde varios grandes almacenes se encargaron de la lista de regalos para el matrimonio.

Al enlace matrimonial asistirán unos cuatrocientos invitados, muchos de ellos llegados de otros países, entre ellos Andrea Casiraghi, hijo de la princesa Carolina de Mónaco y quien es el novio de Tatiana Santo Domingo, la nieta del industrial colombiano.

Andrés Santo Domingo Dávila es el menor de los tres hijos del magnate, cuya familia fue propietaria hasta hace dos años del grupo cervecero Bavaria, uno de los más importantes de América Latina.