Los Angeles.- Hollywood asistió la pasada madrugada al desenlace de la 65 edición de los Globos de Oro, que llegó a su día clave con una conferencia de prensa y sin gala, y con algunas incógnitas que van más allá de saber cuáles son los ganadores de los cotizados premios. Los Globos de Oro más deslucidos de la historia del cine, después de quedar reducidos a su anuncio en una conferencia de prensa que se preveía que durase poco más de media hora, servirán en esta ocasión para conocer a sus ganadores y responder a muchas de las preguntas que se han formulado en Hollywood en una de sus semanas más intensas.

Más allá de si el actor español Javier Bardem se lleva por fin un Globo de Oro después de tres candidaturas o de si, como ocurriera el año pasado con "The Queen", una producción británica, "Expiación", que también lo es, se corona como uno de los filmes imprescindibles del año, lo que muchos se preguntaban en Los Ángeles es qué actores asistirían finalmente a una rueda de prensa sin huelguistas y qué impacto tendría en las audiencias televisivas.

El glamour de Hollywood vivía hasta ahora en la gala de los Globos de Oro una de sus noches más importantes del año, pero los más de dos meses de huelga que llevan los guionistas de cine y televisión para reclamar mejoras económicas acabó con una celebración que reunía a las estrellas del séptimo arte en una cena y a cerca de 20 millones de espectadores frente al televisor.

Mientras algunas publicaciones estadounidenses han recomendado alternativas para evitar los que ya se denominan "los premios más aburridos de la historia", las principales cadenas y especialmente la NBC, que hasta el sábado tenía la exclusiva de la ceremonia, cruzan hoy los dedos para que algún conocido reciba en vivo la noticia de que es uno de los ganadores.

La Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, que entrega los premios, no ha podido confirmar la presencia de ningún candidato al evento, pero es consciente de que tras abrir el acto a todos los medios y conseguir que el sindicato de guionistas anunciara que no lo boicoteará, algo puede cambiar en un acto que, además, dará muchas pistas de por dónde irán las nominaciones a los Oscar.

Bardem, que opta al Globo de Oro al mejor actor de reparto por su papel de sangriento asesino a sueldo en "No country for old men" y que está en Los Ángeles, donde este fin de semana ha acudido a una de las pocas fiestas que han ofrecido los estudios en Hollywood, podría ser uno de los presentes en el hotel Beverly Hilton.

Tendría así la oportunidad, quizás, de quitarse ante las cámaras la espina de conseguir un premio que ya se le ha resistido en dos anteriores ocasiones: en 2001 por "Antes que anochezca" y en 2005 por su interpretación del tetrapléjico Ramón Sampedro en "Mar adentro", de Alejandro Amenábar.

El otro español candidato, el compositor vasco Alberto Iglesias, que opta al premio a mejor banda sonora por el filme "The Kite Runner", no podrá asistir a la rueda de prensa, confirmaron a Efe fuentes cercanas al músico, ya que estará volando desde Nueva York a Madrid.

Iglesias regresa a España para continuar con la composición de las bandas sonoras de las dos nuevas películas que el director Steven Soderbergh prepara sobre la figura del "Che" Guevara: "Guerrilla" y "The Argentine", que se estrenarán este año.