La artista estadounidense Dita Von Teese, reconocida en el mundo entero no sólo por su antigua relación con el polémico Marilyn Manson, sino también por su gusto por vestirse como una dama de principios del siglo XX, su piel pálida y sus exóticos espectáculos de burlesque, negó todo tipo de excentricidad en torno al sexo, a pesar de las declaraciones sobre el carácter de los ingleses.

"Los británicos son realmente muy pervertidos. Me encanta estar en londres porque tiene una gran herencia en el arte del burlesque. Uno de los grandes pioneros en este género a finales del siglo pasado fue un grupo llamado Lydia Thompson y Sus Rubias Británicas", aseguró Von Teese, en declaraciones a 'Music News' recogidas por Otr/press, para justificar su reflexión sobre los ingleses y para rebatir que sean un pueblo reprimido sexualmente.

"Fueron las primeras chicas en llevar ropas ajustadas y levantarse las faldas y estaban muy sexys con esas ropas", añadió Von Teese, que pese a, de alguna forma, elogiar la perversión de ciertos británicos, negó tajantemente tener gustos sexuales fuera de lo común. De hecho, afirmó que le gusta el sexo 'suave' y que su posición favorito para esas situaciones es la clásica, aunque nunca decepcionante, del misionero.

"A veces, cuando tengo una cita con un hombre, ellos sienten que tienen que montarme un show y yo pienso 'deja de tratar de impresionarme con tus perversiones sexuales", aseguró la artista, que no obstante no pudo evitar confesar que otras veces "me gusta practicar la esclavitud o el sado, pero creo que mucha gente, si fueran honestos, dirían 'sí, eso suena divertido". Unas declaraciones que no extrañarán a nadie que haya visto dos veces a su querido ex marido.