El vídeo se grabó en Ciudad de México, donde el hermano menor de las actrices pasa grandes temporadas para promocionar su carrera como cantante.

"Cuando estaba haciendo el vídeo tuve muchos recuerdos, pues cuando empecé a tocar mis hermanas ya estaban trabajando, y ahora verlas bailando en el vídeo es como un sueño cumplido", contó Eduardo en la conferencia de prensa en la que presentó su trabajo, que ahora llega a Europa.

Al parecer, el cantante se resistió durante mucho tiempo a recibir ayuda de sus hermanas para que nadie dudara de que su vocación era verdadera.

En el vídeo, Eduardo llega a un estudio de grabación donde Penélope y Mónica Cruz, vestidas con escotadas camisas blancas y gafas, ponen voz a una película erótica. "Cariño, qué guapa estás", o "sí, sí, así..." son algunas de las frases que se les oye decir. Penélope mientras se hace las uñas, y Mónica chupa un caramelo. La tensión sexual aumenta cuando los tres hermanos Cruz se introducen en la película porno. En una de las últimas escenas se ve a Penélope dando un beso a una chica. La actriz nunca había protagonizado escenas tan explícitas desde que rodó Jamón, jamón con el que ahora es su actual pareja, Javier Bardem.

La prensa de Italia a donde acaba de llegar el vídeo ha calificado a Penélope de porno-estrella, descabalgándola del título de la nueva Audrey Hepburn que le había otorgado.