Cómo dormir fresco si no tienes aire acondicionado en estas noches de calor

Con estos consejos podrás combatir el calor sofocante de estos meses de verano

Explican cómo dormir fresco en casa si no tienes aire acondicionado

J. D.

En las noches de verano, especialmente en días de calor intenso, dormir puede convertirse en una auténtica pesadilla para aquellas personas que no tienen aire acondicionado.

Sin embargo, hay algunos consejos que pueden resultarte útiles para mantener fresca la habitación durante la noche. En primer lugar, es recomendable dormir en la zona más baja de la vivienda, ya que el calor tiende a subir y estar en una posición más baja puede ayudar a sentirse más fresco. Además, es aconsejable elegir habitaciones bien aisladas que no acumulen calor durante el día y mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas para evitar la entrada del calor exterior.

Otro consejo útil es utilizar ventiladores o aparatos de aire acondicionado portátiles, si los tienes disponibles. También puedes colocar una botella congelada o una bolsa de hielo frente al ventilador para que el aire circulante esté más fresco.

Ducha de agua tibia

Además, elige ropa de cama fresca y ligera, como sábanas de algodón, y trata de mantener una temperatura agradable en la habitación durante el día para que no se acumule tanto calor durante la noche. Tomar una ducha de agua tibia antes de acostarte también puede ayudar a enfriar el cuerpo y facilitar el sueño.

Recuerda que mantener la habitación lo más fresca posible durante la noche es clave para descansar bien en las noches calurosas de verano.

Reducir la temperatura corporal

Si las altas temperaturas no bajan en nuestro entorno, debemos regular nuestra temperatura corporal. Contrario a la creencia popular de que tomar algo muy frío nos ayuda, en realidad solo provocará un contraste que nos hará sudar más. El consumo de alcohol también nos deshidrata, por lo que es más sensato optar por agua y cenas ligeras antes de dormir. Asimismo, al tomar una ducha, es mejor finalizar con agua templada para evitar cambios bruscos de temperatura al salir.

Es aconsejable evitar el ejercicio físico antes de dormir y, en su lugar, optar por la meditación u otras prácticas relajantes para prepararnos para el descanso. Por último, elegir sábanas de algodón será la mejor opción para evitar transmitir mucho calor durante las noches de verano. Con estos consejos, podremos afrontar mejor las altas temperaturas y garantizar un buen descanso en las noches calurosas de verano.