Pequeños teatreros con alma de actores en Toro

Niños del taller del colegio y el AMPA del Magdalena de Ulloa ponen en escena un cuento de Violeta Monreal

Miembros del taller de teatro del colegio y AMPA del Magdalena de Ulloa. | Cedida.

Miembros del taller de teatro del colegio y AMPA del Magdalena de Ulloa. | Cedida.

La interpretación basada en el cuento "Pamela Panamá ya no cree en cuentos de hadas", de Violeta Monreal, es la última aventura escénica en la que se han embarcado los niños del taller de teatro del colegio y el AMPA del CEIP Magdalena de Ulloa.

Con la representación de esta obra, han participado recientemente en la Muestra Provincial de Teatro Escolar y, a pesar del hecho de no haber resultado ganadores, las buenas críticas recibidas alimentaron su espíritu para representarla después en el teatro Latorre de Toro.

Como explica una de las responsables del taller, Eva Bermejo, tras haber leído el texto "muy divertido", de Monreal, ella misma lo adaptó, basándose en el original y con el permiso de la autora.

Así, los alrededor de 14 niños de entre 8 y 11 años que participan en el taller han podido meterse en la piel de Pamela, la protagonista, que gana un concurso de sombreros al que se presenta y, a raíz de ahí, se desencadena una historia de fantasía muy divertida que surge desde que Pamela se bebe una poción que le ha dado su abuelo.

Incluso, los benjamines del grupo han participado en la representación. "A las pequeñas, les hicimos un papel especial para ellas en Toro", explica Bermejo, que reconoce la gran labor que hay detrás del grupo, más allá de quienes son la cara visible. "Detrás de los que saludan en el escenario, hay mucha gente. Hay una niña que ya está en el instituto y siempre viene de apuntadora, para ayudar a cambiar la ropa,..".

El trabajo comienza con la lectura de la obra y su comentario de texto para dar forma a la personalidad de los personajes, tras lo que pasan a escena y empiezan a interpretar y a moverse en el escenario y a corregir detalles... hasta el día del estreno.

Bermejo se muestra satisfecha de la implicación de los familiares, que diseñan patrones, cosen los trajes o se involucran en la creación de los decorados para que las obras que representan en el taller de teatro, que nació hace casi 10 años, salga a las mil maravillas.

Suscríbete para seguir leyendo