Toro sumó al cierre del año 2022 un total de 488 desempleados, 48 menos que en el ejercicio anterior, por la progresiva reactivación de la economía local tras el impacto de la pandemia.

Así se desprende de los datos recopilados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que reflejan un descenso del 8,9% de la tasa de paro respecto al año anterior. El balance también revela que las mujeres y los mayores de 45 años son los colectivos que tienen más dificultades a la hora de su reinserción en el mercado laboral.

De los 488 parados, 321 son mujeres, frente a los 167 hombres que esperan una oportunidad para acceder a un empleo. Por edades, los toresanos mayores de 45 años en situación de desempleo sumaron al cierre del 2022 un total de 288, de los que 191 son féminas frente a los 97 varones contabilizados.

En el caso de los parados con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años, 153 personas no pudieron acceder el pasado año al mercado laboral, de las que 50 son hombres y 103 mujeres. La menor tasa de desempleo se registró el pasado año en el colectivo de personas menores de 25 años, con un total de 47, de las que 20 son hombres y 27 mujeres.

Los servicios, sin empleo

Por sectores, el de servicios se mantiene como el que aglutina a un mayor número de parados y, al cierre del 2022, sumó un total de 312, nueve menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El mayor descenso se registró en el sector de la agricultura, con 34 desempleados menos, aunque 63 personas siguen esperando poder incorporarse a un puesto de trabajo en el campo. En el sector de la industria se contabilizaron 48 parados, diez menos que al cierre del 2021 y el sector de la construcción sumó 22 personas desempleadas, una menos que el año anterior. Por último, en el sector denominado sin empleo anterior se contabilizaron un total de 43 desempleados, seis más que en diciembre del año 2021.