El Ayuntamiento de Toro ha aprobado con carácter definitivo la nueva ordenanza fiscal reguladora de la tasa por servicio de retirada de vehículos y de grúa municipal. La normativa establece que el hecho imponible lo determina la actividad de inmovilización o retirada de vehículos en la vía pública, así como el posterior traslado y depósito en dependencias municipales.

No obstante, no estarán sujetos a la tasa los vehículos retirados de por estar aparcados en el itinerario por el que está previsto que discurran cabalgatas, desfiles, pruebas deportivas y otras actividades autorizadas, así como los que impidan con su estacionamiento la reparación o limpieza de calles.

También estarán exentos de pagar la tasa los vehículos que, tras ser sustraídos a sus dueños fueran retirados o inmovilizados, aunque se considerará que han sido robados cuando se presente copia de la denuncia y la fecha y hora sea anterior a la recogida, así como los que sean objeto de embargo por la recaudación ejecutiva del Ayuntamiento.

Hasta 145 euros de multa

Por la retirada de vehículos se han establecido diferentes tarifas que, en el caso de motocicletas asciende a 18 euros, mientras que para motocarros se eleva a 36. En el caso de turismos y furgonetas, la tarifa es de 124 euros, si el peso no excede los 1.400 kilos y, en el caso de superarlo, asciende a 145.

La tarifa de retirada para camiones, tractores o remolques se eleva a 320 euros. Las cuotas de retirada de vehículos se incrementarán en un 50% cuando el servicio se preste entre las 22.00 y las 8.00 horas o los fines de semana y días festivos. Además, la retirada del vehículo se suspenderá en el acto si el conductor o personas autorizadas comparecen y adoptan las medidas convenientes y, en este caso la cuota se reducirá en un 50%.

Por otra parte, las tarifas por inmovilización de vehículos oscilan entre 9 euros para motocicletas y 160 euros para vehículos de más de 2.500 kilos, tarifas que se complementarán con las correspondientes al depósito y guarda en los casos que transcurran más de 24 horas desde la recogida sin haber sido retirados por sus propietarios y que varían entre tres y 20 euros.