Renfe ha clausurado la temporada de viajes del Tren del Vino y del Tren del Canal de Castilla, que han permitido a los turistas conocer distintas zonas productoras de la región como la Denominación de Origen Toro o el recorrido en barco por el canal. En total, 830 viajeros han podido disfrutar de las dos propuestas turísticas desarrolladas de forma conjunta por la Diputación de Valladolid y Renfe, por lo que el número de usuarios se ha triplicado respecto a 2021.

El Tren del Vino, que cerró la temporada los días 3 y 4 de diciembre, es una propuesta que nació en 2018 y se ha consolidado como un proyecto que promueve el atractivo enoturístico de la provincia de Valladolid y lo aglutina en torno a diferentes rutas vinculadas a las Denominaciones de Origen Toro, Rueda, Cigales y Ribera del Duero. La propuesta incluye el viaje en tren Avant desde Madrid a Valladolid, con un espectáculo de teatralización a bordo.

A la llegada al destino, el viajero es trasladado en autobús hasta la bodega protagonista de la ruta, en la que disfruta de una visita guiada y de una cata de vinos, así como de una comida en un restaurante de la zona. A lo largo del 2022, el Tren del Vino ha realizado 13 salidas, siempre en sábado, y el viajero tiene la posibilidad de regresar ese mismo día a Madrid o alargar su estancia una noche y volver al día siguiente.

Por otra parte, el Tren del Canal de Castilla ha celebrado su segunda edición y aúna un viaje en ferrocarril y barco. En la presente edición se han realizado nueve salidas en domingo y la última se celebró el pasado 4 de diciembre.