Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Las carrozas artesanales de Toro, sin futuro

La asociación de carrocistas acuerda su disolución tras cinco años de actividad, por la escasez de medios y la falta de relevo en la directiva

Socios trabajan en la decoración de una máscara para una edición pasada del carnaval. | M. J. C.

Cinco años después de su fundación, la suma de diversos factores ha provocado la disolución de la asociación de carrocistas tradicionales de Toro. La ilusión y el esfuerzo de los socios no han sido suficientes para mantener viva la tradición de crear carrozas de manufactura artesanal, que la asociación pretendía legar a las nuevas generaciones para garantizar su continuidad en Toro.

Sin embargo, la renuncia de los miembros de la junta directiva en una asamblea anterior y la falta de implicación de otros socios para tomar las riendas del colectivo han obligado a adoptar una decisión “dolorosa”, que supone el final de un proyecto que nació con el objetivo de preservar una tradición muy arraigada en Toro y de, en un futuro, crear una escuela en la que los jóvenes pudieran aprender las técnicas artesanales para crear vistosas carrozas con materiales sencillos como el papel, el engrudo o el alambre.

La decisión de disolver la asociación fue adoptada en una asamblea a la que fueron convocados los socios y a la que tan solo asistieron los miembros de la junta directiva en funciones que, ante la falta de relevo, acordaron finiquitar el proyecto porque “no encontramos otra alternativa y una solución viable”, aseguró el hasta ahora secretario del colectivo, Ángel Núñez.

En este punto, recordó que la asociación ha llegado a contar con más de 50 socios “al corriente de pago de las cuotas”, pero tras la renuncia de la junta directiva, “nadie quiere hacerse cargo y todo se ha ido abajo”. Además, precisó que no quedaba otra opción que disolver la asociación y “asumir” una decisión que también supone “acabar con la ilusión que teníamos, porque todos éramos carrocistas antiguos y sabíamos detrás de lo que andábamos”.

Miembros de la junta directiva en funciones, que acordó la disolución de la asociación de carrocistas. | M. J. C.

A la falta de implicación de los socios, Núñez añadió otros factores que han llevado a la asociación a acordar su desaparición, tales como que los locales cedidos para desarrollar su trabajo no reunían las condiciones necesarias o la escasez de medios, dificultades que han superado a la ilusión o el esfuerzo por mantener viva una tradición ligada al corazón y las vivencias de muchos toresanos.

No obstante, la impronta de la asociación de carrocistas ya forma parte de la historia de la ciudad, así como algunos de sus montajes en cuya creación, además de los socios, se involucraron numerosos niños y jóvenes atraídos por un trabajo creativo que contribuye a desarrollar su imaginación.

De hecho, la asociación creó dos carrozas, que recorrieron las calles de la ciudad en sendos desfiles de las ferias de San Agustín, aunque también ha colaborado con otras fiestas para las que ha creado obras temáticas relacionadas con el carnaval o San Juan, al margen del montaje del belén de Navidad en las últimas ediciones.

Aunque la asociación ha decidido poner punto y final al intenso camino recorrido en los últimos cinco años, los miembros de la junta directiva que en los últimos meses ha trabajado en funciones dejan la puerta abierta a ayudar a socios o a aficionados a las carrozas que, en un futuro, quieran retomar el proyecto.

Donación

Para oficializar su disolución, la asociación ha entregado a la concejalía de Cultura toda la documentación relativa a su fundación y actividad o las actas de las reuniones. Además, el dinero acumulado del pago de cuotas, 555 euros, la asociación lo donará, a partes iguales, a Cruz Roja y a los damnificados por los incendios de la Sierra de la Culebra.

Miembros del colectivo decoran un dragón de una carroza artesanal M. J. C.

La asociación se presentó oficialmente en diciembre del 2017, al amparo de la concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Toro, cuyo responsable en esa etapa, Juan Antonio Rodríguez, reconoció que el proyecto había sido “uno de sus grandes caballos de batalla”.

El colectivo nació con la ilusión de poder transmitir a las nuevas generaciones el proceso de creación de carrozas artesanales y logró implicar en el proyecto a conocidos carrocistas locales para que en Toro siguiera viva una tradición ligada a su pasado y a su historia.

Compartir el artículo

stats