Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Denuncian una "campaña de acoso" por las inspecciones en la vendimia de la DO Toro

Viticultores de Morales de Toro trasladan a la Subdelegación del Gobierno sus quejas por el "estricto control" sobre contratos de temporeros y vehículos

Jornaleros recolectan uva en una parcela de viñedo situada en Morales de Toro. | Cedida

Viticultores de Morales de Toro han denunciado públicamente una “campaña de acoso”, por los controles que la Inspección de Trabajo realiza en la campaña de vendimia para garantizar los derechos laborales de los temporeros y que, este año, se ha ampliado a los vehículos utilizados para el transporte de las uvas.

Aunque los viticultores “comprenden” la necesidad de realizar inspecciones, consideran que en Morales de Toro se ha centralizado el “foco” de control sobre la legalidad de los contratos de los jornaleros.

Además, apuntaron que las inspecciones no solo se limitan a constatar la situación de legalidad de los vendimiadores contratados, ya que se extienden a los tractores y a los remolques utilizados para el transporte de las uvas hasta las bodegas, controles que realizan efectivos de la Guardia Civil para comprobar que los vehículos cuentan con el permiso de circulación, el seguro o que han superado con éxito la ITV.

Las “continuas” inspecciones han generado malestar entre los viticultores moralinos, porque “nos sentimos acosados y parecemos delincuentes”, queja que ya han trasladado a la Subdelegación del Gobierno. Además, señalaron que “nadie se arriesga” a que temporeros sin contrato recolecten uvas porque, por cada vendimiador en situación irregular, el agricultor se enfrenta a una multa de hasta 6.000 euros.

A la sensación de “acoso” provocada por las continuas inspecciones de Trabajo y de la Guardia Civil, los viticultores de Morales de Toro añaden otro problema, la escasez de mano de obra que, una campaña más, se repite en los municipios amparados de la Denominación de Origen Toro.

Ambos problemas están provocando que algunos viticultores de Morales de Toro se estén planteando arrancar las vides, mientras que otros barajan la posibilidad de su reconversión y replantación en espaldera, para poder recolectar las uvas de forma mecánica sin necesidad de contratar vendimiadores.

Recolectados 12,8 millones de kilos de uva

La campaña de vendimia en la Denominación de Origen del Vino de Toro se ha generalizado y, de las 63 bodegas inscritas en el Consejo Regulador, 44 ya han iniciado la recepción de uvas. Hasta la fecha, según los datos facilitados por el órgano vinícola, en los 15 municipios amparados por el sello de calidad, se han recolectado un total de 12,8 millones de kilos de las seis variedades de uva autorizadas en la zona: tinta de Toro, garnacha, malvasía, albillo real, verdejo y moscatel de grano menudo.

En principio, en los próximos días más bodegas iniciarán una campaña de vendimia que este año ha obligado a realizar una recolección “más seleccionada” por la irregular maduración de las uvas, incluso dentro de una misma parcela. La mayor selección de racimos permite a los viticultores su recogida en el estado óptimo de maduración, lo que garantizará la futura calidad de los vinos.

A la espera de conocer el dato final de la cosecha de uva, que podría rondar la de “campañas normales” a pesar de la sequía, se mantiene la percepción de una extraordinaria calidad del fruto, que tiene su origen en la ausencia de enfermedades. Durante la campaña, un total de 63 bodegas recepcionarán uva y otra solicitó al Consejo Regulador una “vendimia tutorada”.

Compartir el artículo

stats