Kiosko

La Opinión de Zamora

La DO mantiene una producción límite de 7.500 kilos de tinta de Toro en vendimia

La DO aprueba las normas para la nueva campaña, que fijan en 9.000 kilos por hectárea el rendimiento máximo para otras variedades de uva

Dos vendimiadores recolectan racimos de uva tinta de Toro en la pasada campaña de vendimia. | M. J. C.

El Consejo Regulador ha aprobado las normas que viticultores y bodegas deberán acatar en la próxima vendimia, para la que se mantienen los límites de producción fijados en 2021 para cada una de las variedades de uva autorizadas. De esta manera, los rendimientos máximos permitidos para la próxima campaña serán de 7.500 kilos por hectárea para la variedad autóctona tinta de Toro, límite que se incrementa hasta los 9.000 kilos por hectárea para el resto de uvas autorizadas para la elaboración de vinos amparados por el sello de calidad: garnacha tinta y las blancas verdejo, malvasía castellana, albillo real y moscatel de grano menudo.

Los límites aprobados se aplicarán a partir del sexto año de producción del viñedo y, en el caso de las uvas procedentes de vendimia mecanizada se sumará el porcentaje del peso de raspón, estimado en un 3%. Las normas aprobadas para la próxima vendimia establecen que, cuando una parcela supere en alguna de las variedades los rendimientos máximos autorizados, la producción total de la parcela afectada se entenderá como “no conforme” para la elaboración de vino con Denominación de Origen Toro y deberá ser almacenada por la bodega receptora de manera independiente del resto de uvas y manteniendo en todo momento la trazabilidad del vino elaborado hasta su venta. Cada operador, tanto bodegas como viticultores, deberán disponer de un sistema de autocontrol para garantizar el cumplimiento del pliego de condiciones y los acuerdos del órgano de gestión, en cuanto a la procedencia de la uva, variedades empleadas, rendimientos de producción o de extracción de mostos, estado sanitario o grado. Cualquier movimiento de uvas, mostos o vinos entre bodegas deberá acompañarse de los documentos de autorización.

Durante la vendimia, los operadores deberán colaborar con los veedores del Consejo Regulador en las tareas de control e inspección. Las coacciones, amenazas o cualquier otra forma de presión a los inspectores de vendimia suponen un incumplimiento tipificado como infracción muy grave en la Ley de la Viña y del Vino de Castilla y León.

Además, la oposición a la recogida de muestras, la dilación injustificada o la negativa a suministrar información o documentación necesaria para las funciones de inspección y control, serán consideradas faltas graves. Las normas aprobadas por el ente regulador incluyen algunas de obligado cumplimiento por parte de los viticultores, tales como que deberán acreditar mediante un sistema de autocontrol o cuaderno de campo que ninguna de sus parcelas supera el límite máximo de producción admitido. Todos los cultivadores que entreguen uva en las bodegas deberán tener previamente inscritos sus viñedos en el Registro del órgano vinícola y disponer de la “tarjeta de viticultor”. Para la nueva campaña, el Consejo Regulador ha autorizado el aclareo de racimos del viñedo inscrito, siempre y cuando se lleve a cabo con, al menos, tres semanas de antelación al inicio de la vendimia. En el caso de que se pretenda realizar después de finales de agosto, cuando está previsto que arranque la campaña, se requerirá notificación del interesado y el correspondiente informe técnico de los servicios de control del ente regulador.

Las bodegas también deberán acatar una serie de normas específicas durante la vendimia. Así, deberán comunicar por escrito al Consejo Regulador la fecha de inicio de la campaña, con una antelación mínima de 24 horas y, en el caso de que la recolección se realice por la noche, se indicará la hora aproximada. Todas las partidas de uva descargadas en la bodega deberán ser justificadas con la tarjeta del viticultor.

Compartir el artículo

stats