Kiosko

La Opinión de Zamora

La DO Toro frente al cambio climático: viñas a más altitud y variedades tardías

Un estudio, en el que ha colaborado la Universidad de Lérida, propone diversas "estrategias" para mitigar los efectos del calentamiento global

Viñedos cultivados en una parcela inscrita en el registro de la Denominación de Origen Toro | M. J. C.

El cambio climático es ya una realidad y sus efectos, que empiezan a ser evidentes, condicionarán el futuro de sectores tan importantes en Toro como la vitivinicultura.

Una de las consecuencias previstas es la bajada de los rendimientos en cultivos tradicionales como el cereal o el girasol por el aumento de la temperatura media, merma que también afectará al viñedo.

Con el objetivo de conocer los efectos del cambio climático en las viñas o la respuesta de la variedad de uva autóctona tinta de Toro, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen y la Universidad de Lérida han colaborado en un estudio que, además de advertir sobre un adelanto de la fenología, especialmente en las etapas del envero y la maduración, plantea una serie de “alternativas” que podrán aplicar viticultores y bodegas para mitigar las consecuencias del calentamiento global.

La investigación, que lleva por título “Variabilidad espacial y temporal. Respuesta tempranillo/Tinta de Toro dentro de la Denominación de Origen y cambios proyectados bajo el cambio climático”, define una serie de “estrategias vitivinícolas” como posibles soluciones para hacer frente a los efectos del cambio climático y que engloban modificaciones en la situación del viñedo, en el material vegetal o en las técnicas del cultivo.

Una de las alternativas que los profesionales del sector podrán aplicar para minimizar los efectos del calentamiento global se basa en una modificación de la situación de viñedo y, en concreto, la investigación aconseja “buscar” zonas más altas en los terrenos destinados al cultivo amparados por la Denominación de Origen Toro y que la exposición de las cepas se oriente hacia el norte.

En cuanto al material vegetal, el análisis recomienda que bodegas y viticultores utilicen, entre las variedades autorizadas, las más tardías o clones de Tinta de Toro y portainjertos, que contribuyan a retrasar la maduración del fruto.

Del mismo modo, el estudio apunta la conveniencia de introducir cambios en las técnicas de cultivo para que el “manejo” del viñedo facilite la maduración de las uvas, tales como la disminución de la superficie foliar después del cuajado, con deshojados que reduzcan la fotosíntesis y la producción de azúcares y de alcohol.

En este punto, el informe también recomienda las podas tardías cercanas a la brotación e incluso cuando las cepas estén brotadas, a la vez que recomienda forzar la aparición de nuevas yemas podando los pámpanos sobre floración.

Otra de las opciones que plantea el estudio para mitigar el impacto del cambio climático en el viñedo es realizar dobles vendimias, para obtener un primer mosto con más acidez y menos cantidad de alcohol, y un segundo con una mayor concentración de azúcares y polifenoles, aunque también resalta la importancia de llevar a cabo las labores precisas para mantener la humedad del suelo.

A las técnicas de cultivo citadas la investigación también añade la importancia de aplicar “cambios enológicos", tales como la utilización de levaduras no “saccharomyces”, ligada a otras técnicas de elaboración como la aireación para intentar disminuir el grado alcohólico de los vinos.

Las estrategias citadas persiguen “tener un impacto positivo desde el punto de vista organoléptico” en los vinos, reduciendo el grado alcohólico y mejorando el equilibrio entre los polifenoles y el alcohol.

El objetivo final del estudio es tratar de analizar la respuesta de la variedad tinta de Toro a los distintos escenarios del cambio climático entre los años 2050 y 2070.

Para su redacción se han utilizado datos del análisis de la fenología relativos a la brotación, floración, envero y madurez, aunque también ha estudiado la acidez de la uvas de parcelas ubicadas en siete municipios de la Denominación de Origen Toro situadas a una altura de entre 667 y 779 metros sobre el nivel del mar.

Compartir el artículo

stats