Kiosko

La Opinión de Zamora

Los trabajadores de Siro en Toro votan "no" al plan de competitividad

La plantilla se opone, en una amplia mayoría, a las pretensiones de la empresa lo que podría complicar la entrada de un nuevo socio inversor

Trabajadores acceden a las instalaciones de la fábrica del grupo Siro en Toro. | M. J. C.

Los trabajadores de la fábrica de Siro en Toro han rechazado el plan de mejora de la competitividad, decisión que podría complicar la entrada en la compañía de los fondos de inversión Afendis y Davidson Kempner, que habían ofrecido una inyección económica de 180 millones de euros.

En dos turnos, los empleados de la factoría toresana han ejercicio su derecho al voto y, tras el recuento de sufragios, el resultado ha sido contundente: 204 han rechazado el plan de viabilidad y 65 lo han apoyado, mientras que cuatro votaron en blanco.

La decisión adoptada por la plantilla abre una nueva incógnita sobre la reacción y las medidas que pueda adoptar el grupo Siro, ya que el rechazo de los trabajadores de la fábrica toresana al plan de mejora de la competitividad podría complicar la entrada definitiva de los fondos de inversión, cuya aportación económica de 180 millones de euros es una de las claves para hacer frente a la delicada situación económica de Siro, que acumula una deuda que supera los 300 millones de euros.

En varias ocasiones, los trabajadores de la factoría de Siro en Toro han asegurado que la aplicación del plan de viabilidad supondría un recorte de derechos laborales adquiridos como la antigüedad y de salarios, así como una ampliación de la jornada laboral.

En las últimas horas, la compañía había advertido de que el socio inversor podría retirar su oferta “de inmediato” si el plan de mejora de la competitividad “no es aprobado, con carácter urgente”.

Además, Siro había remarcado que, ante su actual situación económica, la inyección económica del socio inversor es “la única opción para garantizar el futuro del conjunto de la compañía”.

La oposición de los trabajadores de la fábrica toresana a la aplicación del plan de viabilidad exigido por los nuevos inversores supone un revés para el grupo Siro que, en las últimas horas, ha anunciado su decisión de cerrar la planta de Venta de Baños.

No obstante, ha ofrecido a los trabajadores de la factoría palentina su recolocación en el resto de sus plantas en Castilla y León, entre ellas Toro, traslado que se llevaría a cabo en los próximos 24 meses.

Otra opción trasladada por Siro al comité de empresa de Venta de Baños es un plan de bajas voluntarias incentivadas para aquellas personas que decidan salir de la empresa.

La suma factores como un coste laboral superior o una mayor tasa de absentismo ha provocado, según Siro, que el futuro de la fábrica palentina “sea inviable dentro del marco del plan de mejora de la competitividad que se está negociando, y que es imperativo alcanzar con carácter urgente en las próximas horas para asegurar la entrada del socio inversor”.

De hecho, como ha reconocido Siro, si el plan de viabilidad no es respaldado, el fondo inversor, que “es la única opción para garantizar el futuro del conjunto de la compañía”, retiraría su oferta económica de forma inmediata.

Las próximas horas serán claves para conocer el futuro de la factoría toresana y del conjunto de la empresa galletera, ya que si el nuevo inversor retira su oferta, Siro podría optar por presentar un concurso de acreedores.

Compartir el artículo

stats