Toro se vuelca con las mascotas más necesitadas en un bonito encuentro que bajo el nombre de San Perruno ha servido para dar visibilidad a la asociación de perros abandonados y recaudar donativos para que su labor siga siendo posible. El domingo un desfile de toresanos y sus mascotas procesionaron por la ciudad con un bonito motivo que además ha servido para “retomar las actividades de la Asociación Cultural Cermeña”, explica uno de sus miembros, Álvaro Martín, sobre el significado especial que San Perruno tiene en esta edición.

Porque la marcha a favor de los perros ha supuesto el pistoletazo de salida para la asociación, que se ha mantenido inactiva desde el inicio de la pandemia y que ha vuelto a la acción gracias a esta marcha al aire libre, que esperan, sea el inicio de un nuevo año de actividad.

San Perruno ha llegado a pesar de las dificultades, y es que tras una pasada edición que no llegó a celebrarse por la pandemia, este año ha tenido que posponerse por el mal tiempo y el aumento de contagios. A pesar de todo, este domingo San Perruno tuvo lugar, y fue “todo un éxito”, comentan desde la asociación, desde donde cifran en más de cien los tickets de participación vendidos y cuyo importe se donará íntegramente para la asociación de animales abandonados de Toro.

Entre las mascotas de los participantes también se ha podido divisar a perros del refugio, que se han sumado al paseo que con música para ambientar la jornada ha dado inicio en la Plaza Mayor para ir al mercado, luego hasta San Francisco, Calle Cristo y desde ahí directos al paseo del Carmen, el Alcázar y la Colegiata como estampa final, donde además de la foto de familia se han sorteado algunos premios para los toresanos y sus mascotas.

Una participante se inscribe junto a su mascota. | Cedida

Los perros del refugio que aún buscan familia son Koska, una galga negra y Marvel que es una podenca pequeña, ambos representaron a otros perros que por motivos de salud o “falta de manos” no pudieron estar presentes en la marcha solidaria de San Perruno pero que siguen en busca de una familia que los adopte, sus nombres son Linda Tais, Tan y Kira. El dinero recaudado irá para los gastos de atención veterinaria y alimentación de estos animales además de gatos abandonados, cuentan desde la asociación.

Con esta primera actividad del año, la Asociación Cultural Cermeña espera recuperar la normalidad, y aunque sin saber si se podrán hacer o no, la ideas es –como se pueda– celebrar el carnaval, trasladado a verano y el “Toro en su tinta”, las dos grandes señas de identidad de la ciudad.