Aunque la pandemia ha obligado a sustituir el tradicional “Besamanos” a Nuestra Señora de las Angustias en su Soledad por una recogida solidaria de alimentos, los toresanos podrán reencontrarse este miércoles con la venerada imagen y cambiar los besos por productos no perecederos y de higiene personal que serán donados a Cruz Roja.

Las cofradías de Jesús Nazareno y Ánimas de la Campanilla y la Virgen de la Soledad han organizado un “Besamanos” atípico por la necesidad de respetar las normas sanitarias para evitar contagios y, por este motivo, los devotos no podrán besar a la imagen, pero sí podrán demostrar su solidaridad con los más desfavorecidos.

Así, hasta las 19.00 horas, en la iglesia de Santa María de Roncesvalles y Santa Catalina se podrán entregar alimentos no perecederos y productos de higiene personal que ambas cofradías entregarán a Cruz Roja para su posterior reparto entre familias con escasos recursos.

Un vecino contempla la imagen de Nuestra Señora de las Angustias en su Soledad M. J. C.

Nuestra Señora de las Angustias en su Soledad presidirá durante toda la jornada el altar mayor de la iglesia rodeada de candelabros con velas encendidas, para generar un ambiente de intimidad que propicie el rezo y la oración de los fieles devotos a la imagen que, además, ha sido revestida con sus ropajes de gala.

El acto del “Besamanos” será clausurado, a las 18.30 horas en la iglesia de Santa María de Roncesvalles y Santa Catalina, con el rezo del Ángelus y el canto del Himno de la Coronación, a cargo de la asociación musical “La Mayor” de Toro. 

Por segundo año consecutivo, las dos cofradías han tenido que sustituir el tradicional "Besamanos" por una recogida solidaria de alimentos, aunque el acto ha permitido a los toresanos reencontrarse con la venerada imagen y, sobre todo, colaborar con personas necesitadas.