El proyecto “Toro Arte Urbano” (TAU) dará este año un paso más en su objetivo de implicar a los ciudadanos en una iniciativa cultural que surgió en 2016 y que, con el paso del tiempo, ha logrado convertirse en un referente en la provincia.

Para reforzar los pilares del proyecto, TAU ha decidido, en colaboración con el Ayuntamiento, organizar una Escuela de Muralismo, en la que podrán participar jóvenes con edades comprendidas entre 12 y 17 años, y que se desarrollará en el patio del palacio de Condes de Requena, del 2 al 6 de agosto, en horario de 9.30 a 11.00 horas.

El pintor toresano y especialista en arte mural, Carlos Adeva, será el encargado de dirigir la “Escuela TAU” durante la que enseñará a los participantes las técnicas básicas del muralismo, un arte en auge por el que cada vez apuestan más ciudades y que se está consolidando como un recurso turístico de primer nivel.

Los jóvenes con inquietudes artísticas que estén interesados en participar en la “Escuela TAU” deberán inscribirse en la Oficina Municipal de Turismo enclavada en el Alcázar.

El inicio de la Escuela de Muralismo coincidirá en el tiempo con la nueva campaña de verano ideada por TAU que, este año, se desarrollará en la calle Victoriana de Villachica y que se centrará en la creación de un nuevo mural, con el que Toro conmemorará el V Centenario del Movimiento Comunero.

TAU es un proyecto que surgió en 2016 con varios objetivos como rehabilitar zonas degradadas de la ciudad, que mayoritariamente, se localizan en el casco histórico o crear una galería de arte a ras de suelo abierta durante todo el día para convertirla en un reclamo turístico.

Adeva, que ya había realizado trabajos de arte mural en Tordesillas, decidió trasladar la idea a Toro y el Ayuntamiento encontró el apoyo necesario para desarrollar “TAU” que, en las cinco campañas desarrolladas hasta ahora, ha permitido recuperar y convertir espacios degradados en obras de arte que, además, sirven para divulgar el legado cultural e histórico de Toro.

En la primera edición de TAU, los voluntarios que decidieron implicarse y colaborar rehabilitaron con murales, creados en dos fases, ocho espacios degradados enclavados en diferentes puntos del casco histórico y de variada temática, aunque todos ellos comparten un “guiño” a uno de los emblemas del patrimonio local: el cuadro de la Virgen de la Mosca.

En su segunda campaña de verano, TAU decidió modificar el método de trabajo y todos los voluntarios realizaron de forma conjunta un extenso mural junto al Arco del Reloj, uno de los monumentos emblemáticos de Toro. La nueva obra sirvió, además de para embellecer el entorno del Arco del Reloj, para divulgar la leyenda de que en la argamasa utilizada en su construcción se empleó vino en lugar de agua porque, al parecer, en la época era más abundante.

En la campaña siguiente, TAU rindió un homenaje póstumo al toresano Jesús López Cobos con un gran mural que reproduce una imagen del maestro dirigiendo una orquesta y que se completó con la decoración de parte de los muros del edificio que alberga la Escuela de Música de Toro.

En 2019, los integrantes de TAU crearon un mural alusivo a la Batalla de Toro y a sus protagonistas en la calle Magdalena y, en la campaña del pasado año, marcada por la situación de pandemia, los trabajos se centraron en recuperar los murales que, en 1983, crearon alumnos del instituto Pardo Tavera en la calle Victoriana de Villachica, bajo la dirección del profesor Victorino García.

La campaña de 2021 que se concretará en los próximos días se desarrollará en la misma vía, pero en esta ocasión los miembros de TAU y los jóvenes que participen en la Escuela de Muralismo que dirigirá Adeva, crearán una nueva obra de arte urbano dedicada a los Comuneros.