Dos alumnos del instituto Cardenal Pardo Tavera de Toro y otro de un centro de Ávila se han alzado con los galardones del primer concurso de relatos por la igualdad “Mujeres líderes por un futuro igualitario en el mundo de la COVID-19”, premios que han sido entregados este lunes, durante un acto presidido por el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, y la consejera de Educación de la Junta, Rocío Lucas.

El jurado del certamen, tras analizar los relatos presentados por 29 estudiantes de Bachillerato de la región, ha decidido distinguir con el primer premio a Diego Villa, alumno del instituto “Eulogio Florentino Sanz” de la localidad abulense de Arévalo por su relato “Mi casita de muñecas”.

El segundo premio ha sido entregado a Elvira González, estudiante del instituto Cardenal Pardo Tavera de Toro por su relato “Amelia” y otro alumno del mismo centro, Eduardo Guerra, ha conseguido el tercero por el texto titulado “Valentía engañosa”.

Durante el acto de entrega de los premios, Lucas ha subrayado que, desde los centros docentes, “se puede y se debe hacer una gran labor pedagógica y didáctica para avanzar en un tema tan trascendental como es la lucha contra la violencia de género”. En este punto, precisó que la Junta trabaja por sensibilizar sobre la igualdad entre hombres y mujeres desde distintos prismas: formando a los profesores en la prevención de la violencia machista, fomentando las vocaciones científico tecnológicas entre las alumnas -para romper esa brecha de género- y sensibilizando al alumnado en la importancia de trabajar todos juntos por una igualdad real.

Por su parte, Izquierdo agradeció la participación de la Consejería, los centros educativos y los propios estudiantes en esta iniciativa, surgida a raíz de la celebración, el pasado 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, y que ha sido posible gracias a la colaboración institucional.

El delegado insistió en el papel fundamental que juega la educación, no solo en colegios e institutos, desde la más temprana edad, sino también en las familias, para la concienciación de la ciudadanía en una materia tan sensible e imprescindible en una sociedad del siglo XXI como es la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y el rechazo a las diferencias, así como contra la violencia machista.

Izquierdo destacó que dos de los relatos ganadores han sido escritos por chicos y reiteró que “la igualdad entre hombres y mujeres requiere necesariamente el concurso de los hombres, no es algo que sólo les afecte a ellas, porque estamos hablando de derechos humanos, de principios constitucionales que destierran claramente la discriminación de la mitad de la población por razón de su sexo”.

En este sentido, afirmó que “los textos recibidos, no solo los ganadores, sino los de todos los participantes, son pasos firmes en el camino a recorrer, que muestran la visión de nuestros jóvenes estudiantes acerca de esta realidad, ejemplificadores para estas generaciones que dirigirán en breve el futuro de nuestro país, y expresados, además, en su propio lenguaje, algo muy útil para la interiorización del mensaje por parte de los jóvenes”.