La pandemia ha obligado a limitar la celebración en Toro de la fiesta de San Isidro, que se reducirá a una eucaristía en honor del patrón de los agricultores.

El secretario de la cofradía, Ángel García, confirmó la suspensión tanto de la asamblea anual como el cabildo, por la limitación a un máximo de seis personas no convivientes del aforo permitido para reuniones de grupos, tanto en espacios de uso público cerrados como al aire libre. 

La hermandad también ha cancelado la tradicional procesión por las calles de la ciudad, en la que cofrades y agricultores portan a hombros la imagen de San Isidro.

El único acto que sí se celebrará este año es una eucaristía que tendrá lugar el 15 de mayo, a las 13.00 horas, en la iglesia del Santo Sepulcro, durante la que se cumplirán las medidas sanitarias vigentes en ese momento.