Una investigación liderada por el doctor Atanasio Pandiella, del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, y por el doctor Alberto Ocaña del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha demostrado que el uso combinado de un fármaco mejora los tratamientos del cáncer de mama.

Este avance en la buena dirección para salvar más vidas de las personas afectadas por esta enfermedad ha sido posible en parte gracias a la colaboración financiera de la asociación benéfica “Unidos Contra el Cáncer Toro y Provincia de Zamora”. Esta agrupación que preside Ángel García está muy concienciada en la importancia de la investigación científica y colabora muy estrechamente con el equipo del doctor Pandiella, a quien conocen todos los toresanos por su dilatada e intensa labor de divulgación entre la población de esta ciudad. A pesar de su corta historia, Unidos Contra el Cáncer ha destinado más de 55.000 euros en los últimos cuatro años a la investigación de tratamientos contra este grupo de enfermedades.

El fármaco que han investigado los equipos de Pandiella y Ocaña es el MZ-1, que pertenece a una nueva familia de medicamentos que actúan contra proteínas implicadas en el crecimiento tumoral, aumenta la eficacia del tratamiento con trastuzumab en los tumores de mama HER2 positivo (HER2+). Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la prestigiosa revista científica “Journal of Experimental and Clinical Cancer Research”.

Existen distintos tipos de cáncer de mama, el HER2+ es una subclase que afecta a una de cada cinco pacientes diagnosticadas con este tipo de neoplasias. El tratamiento de elección para estos tumores HER2+ consiste en la administración de un anticuerpo, denominado trastuzumab, dirigido contra dicha proteína. Sin embargo, algunas pacientes no responden a dicho tratamiento.

Por esta razón, es importante desarrollar nuevas estrategias que permitan aumentar la eficacia de esta terapia. En este camino, la identificación de fármacos que puedan actuar de manera sinérgica con trastuzumab para mejorar el efecto antitumoral es un foco de gran interés para la investigación oncológica. “Algunas combinaciones que utilizan trastuzumab como columna vertebral ya han conseguido aumentar la supervivencia de las pacientes”, señalan fuentes de la investigación.

Los doctores han estudiado si el uso combinado del tastuzumab y el nuevo fármaco MZ-1 mejoraba la eficacia del tratamiento. En primer lugar, comprobaron que hay una clara actividad antiproliferativa de MZ1 en las células que sobreexpresan HER2, lo que sugiere que este fármaco es un agente activo en este subtipo de cáncer de mama.

En segundo lugar, la investigación pudo demostrar que la combinación de los dos medicamentos pudo disminuir el tamaño de tumores mamarios HER2 positivo generados en modelos de laboratorio, y de una manera más eficaz que con cada uno de los fármacos por separado.

Según demuestran los experimentos llevados a cabo, la combinación de ambos agentes consiguió inducir la muerte de las células cancerígenas de manera más eficaz que su administración por separado. Además, la reducción del crecimiento tumoral fue mayor también con la terapia combinada.

La investigación contó con apoyo del consorcio Ciberonc del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.