El jesuita toresano, José Luis Pinilla, es uno de los galardonados en la II edición de los “Premios Carisma” organizados por la Conferencia Española de Religiosos y que, entre otros, ha reconocido a la escritora, actriz y directora Mabel Lozano, a la Fundación Madrina, a la Iglesia en Canarias o a los capellanes de hospitales.

Pinilla ha sido distinguido con el “Premio Carisma Especial” por, como ha reconocido el jurado encargado de conceder los galardones, “su labor encomiable en materia migratoria y defensa de los derechos humanos haciéndose amigo y hermano de los pobres a ejemplo de Pedro Arrupe; vocación religiosa que se hace entrega sobre todo en el desamparado”.

Los “Premios Carisma” tienen como finalidad reconocer el trabajo que personas o instituciones realizan acorde al fin fundamental de la Conferencia Española de Religiosos: animar, servir y promover la vida religiosa.

Por este motivo, concede galardones a personalidades y entidades para reconocer sus valores evangélicos en el ejercicio de su trabajo diario.

Tras su distinción con el “Premio Carisma Especial”, el jesuita toresano ha destacado que el galardón “es un reconocimiento a los inmigrantes y a los empobrecidos, unido a las fuerzas sociales que luchan contra la discriminación, el racismo y la xenofobia de personas y grupos que los manipulan a su conveniencia”.

En principio, está previsto que la entrega de los premios en sus diferentes categorías se pueda realizar el próximo mes de junio de manera presencial, aunque dependerá de la evolución de la pandemia del COVID.

Tras 12 años, el Pinilla, fue relevado en 2020 del cargo de Secretario de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Española, aunque asumió una nueva misión encomendada por la compañía en la Fundación San Juan del Castillo-Pueblos Unidos y la Comunidad Grupos Loyola.

El jesuita toresano fue elegido en 2008 para desempeñar las funciones de Secretario y, desde entonces, trabajó intensamente y visitó lugares o servicios que “me pusieron en contacto con la rica experiencia de la movilidad urbana”.

Pinilla culminó “feliz” su etapa como responsable de la Subcomisión de Migraciones y Movilidad Humana, aunque también reconoció estar “preocupado” por la nueva realidad provocada por el COVID y su repercusión en “los empobrecidos”.