Las obras en el entronque de Santa Marina de Toro dejan al descubierto un antiguo pavimento

Los restos se reintegrarán en la zona y su origen se enmarca en una amplia franja que abarca desde la construcción del Arco del Reloj hasta los años 40

Un vecino observa parte del antiguo pavimento que ha sido hallado en el entorno del Arco del Reloj. | M. J. C.

Un vecino observa parte del antiguo pavimento que ha sido hallado en el entorno del Arco del Reloj. | M. J. C. / María Jesús Cachazo

Las obras de sustitución de las tuberías de abastecimiento y saneamiento y de renovación del pavimento en el entronque que une la plaza de Santa Marina con la Puerta del Mercado y la Plaza Mayor han dejado al descubierto un antiguo pavimento, sobre cuyo origen se barajan varias hipótesis.

La concejala de Obras, Ruth Martín, explicó que durante la ejecución del proyecto ha aparecido un tramo de un antiguo pavimento que, una vez revisado por parte de técnicos de la Comisión Territorial de Patrimonio y tras estudiar con el Ayuntamiento la mejor solución, se ha adoptado la decisión de preservarlo.

En este sentido, Martín aseguró que el antiguo pavimento “se va a recuperar y se dejará visto”, para lo que será necesario “levantarlo de su actual nivel”, con el fin de recolocarlo posteriormente. Igualmente precisó que no es posible “taparlo” porque, por el tramo en el que ha sido descubierto, discurrirán las nuevas tuberías de saneamiento.

La concejala de Obras remarcó que, una vez elevado de nivel, el pavimento hallado se reintegrará en el nuevo que se está colocando en el enlace de Santa Marina y la Puerta del Mercado y que se procurará “dejarlo lo mejor rejuntado posible para que no resulte incómodo” al paso de los peatones.

Parte del antiguo pavimento que ha quedado al descubierto durante la ejecución de las obras

Parte del antiguo pavimento que ha quedado al descubierto durante la ejecución de las obras / M. J. C.

Sobre la antigüedad del pavimento que ha quedado al descubierto durante la ejecución de las obras, Martín precisó que es “complicado” conocer con exactitud su origen, ya que su colocación se enmarcaría en una amplia franja que abarca desde la construcción del Arco del Reloj, obras que se iniciaron en 1719 durante el reinado de Felipe V, hasta la adecuación en la zona de las redes de abastecimiento y saneamiento que van a ser sustituidas y que, en principio, pueden datar de la década de los 40 del siglo pasado.

De hecho, una de las opciones que se baraja es que parte del pavimento se perdiera durante la ejecución de los trabajos de adecuación de las tuberías de agua.

A la espera de recabar más datos sobre su origen el Ayuntamiento, siguiendo las directrices marcadas por Patrimonio, recuperará el antiguo pavimento, que será reintegrado en la zona que se está renovando y que enlaza Santa Marina con la Puerta del Mercado.