El desplome de un falso techo con forma de bóveda ha ocasionado daños materiales en una estancia del Alcázar utilizada como sede y local de ensayo por la Banda de Cornetas y Tambores “Bendito Cristo de las Tres Caídas”. El alcalde, Tomás del Bien, remarcó que el derrumbe ha supuesto un “susto” y que, al margen de los daños ocasionados en material de la agrupación musical, no ha afectado al monumento. En este sentido, precisó que el cerramiento de ladrillo que se ha desplomado carece de “importancia histórica”, ya que fue construido en una reforma del Alcázar ejecutada en la década de los 80.

Por otra parte, reconoció que el Ayuntamiento ya había advertido a la Banda que no utilizara el local de ensayo, después de detectar grietas en la zona de la crujía este del Alcázar que, por la mayor humedad aportada por la nieve, el hielo y la lluvia, “ha colapsado” y se ha desplomado. El Ayuntamiento procederá en los próximos días a retirar los escombros de la estancia, aunque también tiene previsto eliminar las bóvedas que se conservan en el resto de crujías del Alcázar de Toro para dejar a la vista las cubiertas de madera que escondían. Igualmente actuará en el petril y el adarve del monumento, tras constatar que las filtraciones de agua proceden de esas zonas. Por último, el Ayuntamiento espera ceder en breve un nuevo local a la Banda “Bendito Cristo de las Tres Caídas”.