La ciudad de Toro revivirá este domingo la tradicional fiesta de San Antón con una misa que, a las 17.00 horas, será oficiada en la iglesia de Santa María de Arbas y con aforo reducido por las últimas restricciones impuestas para intentar contener la tercera ola del COVID. Aunque la cofradía ha decidido celebrar la eucaristía y la posterior bendición de los animales, el avance de la pandemia ha obligado a eliminar el reparto de “periquillos”, panes bendecidos que se dan de comer a las mascotas en el día de su patrón. Para celebrar la fiesta de San Antón, la cofradía también mantiene una popular rifa en la que el agraciado ganará el valor de un “marranico” de aproximadamente 150 kilos. El boleto ganador será el contenga las tres últimas cifras del primer premio del sorteo de la ONCE que se celebre hoy. El dinero que la cofradía recaude con la venta de boletos para la rifa será destinado a la restauración de la iglesia de Santa María de Arbas.