El Ayuntamiento de Toro ha adjudicado las obras de ampliación del cementerio, que se centrarán en la construcción de nuevas sepulturas, nichos, columbarios y osarios. Una docena de empresas concurrieron al proceso de licitación del proyecto, que finalmente ha sido adjudicado a la que presentó la oferta económica más ventajosa. Las obras, que serán costeadas íntegramente por el Ayuntamiento de Toro, suponen una inversión de 36.905 euros y el plazo de ejecución se prolongará un mes.

En principio, según confirmó la concejalía de Obras, las obras se iniciarán en las próximas semanas, una vez que la empresa adjudicataria ha procedido a encargar las sepulturas prefabricadas que adecuará en el recinto. El equipo de Gobierno ha justificado la necesidad de ejecutar el proyecto de ampliación del cementerio en la limitación de las sepulturas disponibles y en que la situación de crisis sanitaria pueda derivar en un incremento de la demanda de espacios destinados a enterramientos.

Los trabajos incluidos en el proyecto se basan en la construcción de 21 sepulturas, 16 nuevos nichos que serán dobles y que alcanzarán cuatro alturas. El proyecto se completa con la adecuación de una docena de columbarios y cuatro osarios. Por otra parte, el Ayuntamiento también ha ejecutado recientemente mejoras en el muro de cierre del recinto funerario.